EL DENGUE Y SU PREVENCIÓN: LA ESCUELA CONCIENTIZA

Entrevista con Celeste Arias, Luciana Caffaro, Claudia Marcela Machado y Gisela Perafán

1158

En La Plata, a partir del trabajo del Comité Mixto Distrital de Salud y Seguridad, una problemática que atraviesa las comunidades -la epidemia del dengue- fue tomada por algunas escuelas como objeto a investigar y a difundir. Conversamos con Celeste Arias, Secretaria de Salud Laboral en el SUTEBA La Plata y miembro del Comité, Luciana Caffaro y Gisela Perafán maestras del Jardín N° 903 y Claudia Marcela Machado maestra de la EP N° 92, ambas instituciones de la ciudad.

Siete3siete: ¿Cómo surge este trabajo?

Celeste Arias: Desde el Comité Distrital abordamos políticas preventivas para las escuelas y elaboramos material para que les sirva a lxs docentes para aplicar luego en proyectos, como los que nos van a contar las compañeras. En este caso, abordamos materiales que recibimos de la Comisión Mixta Jurisdiccional[1] y también a través de enlaces del Ministerio de Salud de la Provincia, donde se abordaba la epidemia del dengue y las medidas de prevención. Elaboramos algunos afiches informativos para que lxs compañerxs los pudieran usar como disparador y lo enviamos a las escuelas a través de la Jefatura Distrital. A su vez, desde el SUTEBA lo que hacemos es trabajar con todos los delegados y delegadas el material que recibimos de la Secretaría de Salud Laboral para que se tenga la mayor discusión posible.

Siete3siete: ¿Quién quiere contar su experiencia?

Luciana Caffaro: Bueno, yo comienzo. Soy maestra de Sala de 5. Nosotras abordamos un proyecto a partir de un tema emergente. Habíamos empezado a trabajar con los niños y las niñas el tema de la prevención de enfermedades, ¿qué enfermedades conocían o qué enfermedades habían tenido? Y ahí surgió el dengue, así que nos pusimos a trabajar este tema. Primero, haciendo una indagación y tomando registros, donde lxs niñxs hicieron escritura por sí mismos y dibujos. Consultamos también en la biblioteca institucional y en distintas fuentes, y las familias enviaron información. En los dos turnos del Jardín trabajamos de distinta manera con una misma finalidad. En nuestro turno, el producto final de este proyecto fue el armado de una enorme cartelera y la pusimos en la puerta del jardín, así estaba abierta a la Comunidad. Allí estaba todo lo que pudimos investigar, también con las familias a quienes invitamos a participar del proyecto: el ciclo de vida del mosquito, los síntomas, las distintas etapas de la enfermedad, la importancia de no automedicarse, etc. En el turno tarde elaboraron un folleto informativo que se entregó luego a cada familia. En todo este trabajo pudimos notar el interés de lxs chicxs en abordar este tema, fue muy lindo trabajar y el producto quedó muy bueno.

Claudia Machado: Yo trabajo en un 5to año, tomé el cargo en marzo. Teníamos que trabajar microorganismos, y viendo que el dengue es un contenido relevante para la Comunidad, se me ocurrió tomar el virus de la enfermedad como un nexo con el contenido de Ciencias Naturales. Fue muy interesante porque a pesar de que hay mucha información circulando en los medios sobre el dengue, cuando yo planteé el tema los chicos entraron en duda entre si el dengue era el mosquito o la enfermedad. Eso los motivó a investigar qué era en realidad el dengue. Hubo un proceso a partir de todas las informaciones que conseguían en la casa. Se fueron sacando dudas y empezaron a surgir otras, como por ejemplo, si era contagioso de persona a persona, y se dieron cuenta que no. Esto, me parece, da cuenta de la importancia de trabajar este contenido en la escuela, porque a pesar de que circula mucha información por fuera de la escuela, a veces no es tan clara. Abordarlo desde el aula sirvió para puntualizar conceptos importantes, como que el dengue es un virus, una enfermedad, que el mosquito tiene otro nombre, que podemos prevenir la enfermedad con determinadas acciones que podemos hacer como sociedad. Y cerramos viendo qué podíamos hacer como escuela para poder concientizarnos sobre la prevención. Vimos distintos formatos -un blog, un video en Youtube, un folleto- y ellxs eligieron el folleto informativo, Los armamos y sacamos fotocopias para poder repartir a toda la escuela.

el producto final de este proyecto fue el armado de una enorme cartelera y la pusimos en la puerta del jardín, así estaba abierta a la Comunidad. Allí estaba todo lo que pudimos investigar, también con las familias a quienes invitamos a participar del proyecto

Siete3siete: ¿Cómo se plantearon el trabajo cuando eligieron este tema?

C. M.: En mi caso, lo tomé desde la currícula, desde los contenidos relevantes para la Comunidad. Pertenece a la actualidad pero el problema del dengue ya lo tenemos desde hace mucho. Siempre circula información; muchas veces un adulto cree tenerla clara, pero cuando lo traspasa al niño se da cuenta que no es tan así, que hay que trabajarlo. A veces tenemos mucho acceso a la información pero hay que organizarla para poder transmitirla al niño. Yo también trabajé con Educ.AR, que plantea distintas situaciones de trabajo. En la escuela comenzaron a surgir varios casos y lxs chicxs estaban asustados porque pensaban que se iban a contagiar del compañero/a. Poder realizar una investigación sobre cómo se transmite los dejaba más tranquilxs. Otra cosa que surgió fue el miedo a morirse, entonces saber que no es que si te pica un mosquito te vas a morir llevó tranquilidad.

L. C.: Nosotras, cuando armamos el semestre ya teníamos planificado trabajar la prevención de enfermedades, contenido que abordamos dentro de Ambiente natural y social. Un día que llegué al Jardín, un niño de mi sala me plantea que quería que le cuente sobre el dengue. Otrxs me empezaron a preguntar y ahí tomé el dengue como un tema emergente. Tuve entonces que ponerme a leer, a investigar más -como docente- para poder transmitirle a los niños.

Siete3siete: ¿Qué repercusiones han tenido?

L. C.: Hubo comentarios de las familias tales como “no me deja salir si no me pongo repelente”. Eran lxs mismxs nenxs los que le decían a su mamá o su papá que no podían salir sin repelente o que usaran ropa clara, que había que cuidarse, o que cortaran el pasto en la casa. En nuestra ronda de intercambio diaria, ahí me contaban todo eso; llevaron esos contenidos, lo que habían aprendido, a su hogar. Un papá nos vino a contar que él tuvo dengue. Había pasado por todo eso que nosotros habíamos investigado y estaba muy contento de que el hijo se haya apropiado de esos conocimientos y no tan por arriba como sucede a veces, como decía Claudia, en la circulación cotidiana. A través de la lectura y la investigación pudimos darle más información y eso es lo que agradecieron las familias, que muchas estaban sorprendidas de lo que llevaban los nenes y las nenas a la casa.

Hubo comentarios de las familias tales como “no me deja salir si no me pongo repelente”. Eran lxs mismxs nenxs los que le decían a su mamá o su papá que no podían salir sin repelente o que usaran ropa clara, que había que cuidarse, o que cortaran el pasto en la casa

C. M.: Lo que noté, por la cantidad de información que llegaba desde la casa, fue el acompañamiento de las familias a sus hijos.

C. A.: En el caso del jardín de Luciana nos llegó al mail del Comité las imágenes de lo realizado. Fue gran alegría recibirlo y también cuando te van contando, como en el caso de Claudia los proyectos que se abordaron. Ellas son un claro ejemplo de lo que es posible trabajar con los alumnos y las alumnas. El Comité es un ámbito de participación bipartita, con representantes de los trabajadores y las trabajadoras y representantes de la Dirección General de Escuelas. Nos ponemos de acuerdo y elaboramos un material. Obviamente, quién debe gestionar es la Dirección General de Escuelas que les envía, a través de sus equipos de supervisión, a directivos y docentes. Hace poco, recorriendo las escuelas, nos encontramos que en la puerta de un jardín estaba, para ser consultado por toda la comunidad el material que elaboró el Comité. La verdad que nos alegramos mucho porque el Comité es un ámbito ad honorem, todos damos un poquito de nuestro tiempo y consensuar con compañeros de todos los sindicatos –de docentes y de auxiliares- más los compañeros de la Dirección General de Escuela es algo muy bueno.

Siete3siete: ¿Alguna reflexión final sobre el proyecto que realizaron?

L. C.: Nosotras solemos volver a los proyectos, no es que el proyecto se cierra sino que pensamos más adelante retomarlo. La información que hay dice que esta enfermedad continúa y vuelve cuando vuelva el calor, entonces retomarlo para abordar otros puntos y poder seguir investigando, para poder meternos bien en la prevención.

C. M.: Es un contenido que habilita pensar las distintas formas de adaptarse de los seres vivos al ambiente. Se dice: “viene el frío y no hay más mosquito”, pero no sabemos cómo va a evolucionar esto, porque el mosquito fue adaptándose a distintas situaciones climáticas. Por eso tengo la idea de relacionarlo con un contenido propio de las ciencias naturales que son los microorganismos y dentro del cual se habla de los virus, así que lo vamos a retomar más adelante, no como dengue sino como un virus que está dentro de la clasificación de los seres vivos.

En este proyecto pudimos realizar, luego de una larga búsqueda, carteleras y folletos informativos para que los niños y las niñas puedan compartir con sus familiares el conocimiento adquirido sobre el tema. Fue sorprendente ver cómo opinaban, compartían con sus pares estas charlas, debatían, sacaban sus propias conclusiones

Gisela Perafán: Frente al dengue, la herramienta que nosotrxs tenemos es concientizar a la sociedad de los cuidados que podemos tener. En este proyecto pudimos realizar, luego de una larga búsqueda, carteleras y folletos informativos para que los niños y las niñas puedan compartir con sus familiares el conocimiento adquirido sobre el tema. Fue sorprendente ver cómo opinaban, compartían con sus pares estas charlas, debatían, sacaban sus propias conclusiones. También de los cuidados que había que tener en sus hogares. Fue muy valioso y enriquecedor ver cómo niñxs de cinco años se interesan por esto de cómo tenemos que cuidarnos, cómo podemos evitar esta enfermedad, cómo podemos eliminar al “mosquito del dengue” como le dicen ellos. Fue emocionante porque se pudo observar y se pudo sentir ese compromiso que asumieron de cómo cuidarse unx mismx y cómo cuidar al otro u otra. Hasta el día de hoy siguen cuidándose.

Siete3siete: Muchas gracias por compartir con nosotrxs este trabajo. Muestra el lugar importante que tiene la escuela en la comunidad cuando toma sus problemáticas como objeto de conocimiento, y además, permite ver clara la diferencia que hay entre la información que circula y la tarea educadora o enseñante de la institución escuela. Hay ahí un trabajo, un trabajo muy específico de un trabajador o trabajadora docente que tuvo que ponerse a organizar esta información que circula y a pensar en cómo transmitirla según las posibilidades de comprensión de lxs alumnxs. Es muy importante visibilizarlo para revalorizar el trabajo docente hoy en día tan denostado.


[1] Comisión Mixta Jurisdiccional de Salud y Seguridad de la Dirección General de Cultura y Educación. Ver nota.