DEMOCRACIA: UNA PALABRA COLECTIVA

Reportaje a María Laura Iglesias

7250

“Necesitamos de todos para poder armar la Democracia”, plantea María Laura Iglesias, docente de artística de Quilmes, a propósito de la experiencia que movilizó a 500 alumnxs que, trabajando desde el Arte y desde un proyecto colectivo, pusieron el cuerpo en el aprendizaje de qué es la Democracia.

Siete3siete: ¿Cómo surge esta idea?

María Laura Iglesias: La Secundaria 38, en la que trabajo, comparte el patio con la Primaria 33. La idea surge cuando el Director, Leandro Di Corrado, plantea armar un proyecto por los 40 años de democracia. Yo había participado de una actividad del colectivo Homenaje a la Memoria de Quilmes donde hicimos unas intervenciones con un pañuelo con la palabra Nunca Más filmada desde un dron,  y también participé el 2 de abril en la cancha de Quilmes armando en escala grande las Malvinas y también filmada desde drones. Fueron experiencias que me encantaron, se las conté al Director y me planteó armar algo así. El patio es muy grande y al tener ya la cuadrícula, por las baldosas, es más fácil armar la figura que uno quiera porque ya hay una base para la estructura. Así que se pensó en armar la palabra Democracia, una palabra colectiva, con todxs nuestrxs alumnxs.

El patio es muy grande y al tener ya la cuadrícula, por las baldosas, es más fácil armar la figura que uno quiera porque ya hay una base para la estructura. Así que se pensó en armar la palabra Democracia, una palabra colectiva, con todxs nuestrxs alumnxs

Siete3siete: ¿Cómo lo organizaron?

M. L. I.: Como era una palabra de muchas letras Leandro decidió ampliar la convocatoria, e invitamos a la Primaria para enriquecer el proyecto. Primero empezamos a trabajar el tema con lxs alumnos, charlas de lxs docentes en todas las áreas. Se invitó a  SUTEBA Quilmes y ellxs hicieron con lxs chicxs un taller sobre qué era la democracia y las diferencias con otros sistemas que no eran democáticos. La culminación de todo esto fue lo que se armó finalmente en el patio, que fue muy enriquecedor en todos los aspectos.

Video realizado por estudiantes de la E.E.S. 38, E.P. 33, E.E.S. 13, E.E.S. 36, E.E.S 74 y E.S.T. 8 en Bernal Oeste, bajo la dirección de María Laura Iglesias y Leandro Di Corrado. realización de Elías Matoffi y Sergio Iglesias. Con el apoyo de Ricardo Carrizo, Damián Troncoso, Carolina Cremaschi, Analia Moure, Gabriel Tambornini, Norma Vigil, Laura Bloise, Viviana Martínez y la Casa del Niño Quilmes. Música: TIERRA ZANTA, de Trueno y Víctor Heredia

Siete3siete: ¿En qué consistió el armado?

M. L. I.: Un día se armó la palabra con todxs lxs chicos de primaria y secundaria, con todxs lxs profes, y además vino la murga “La casa del niño” donde participan muchxs chicxs que están en la escuela. También vinieron de algunas escuelas cercanas, algunos profes con chicxs. Fue como una fiesta. Con la particularidad de que en realidad nadie estaba viendo lo que se estaba haciendo y lo que luego se iba a ver en el video. Porque la mirada para ver esto tiene que ser desde muy arriba. Lo lindo de esto es lo sorpresivo. Trabajar desde el arte y desde estos proyectos que son colectivos implica que se trabaja mucho desde lo simbólico. Y poniendo el cuerpo. Ese momento de armado, más allá de lo que después fue el video, fue muy emotivo.

Siete3siete: ¿Cómo lo pudieron hacer técnicamente?

M. L. I.: Estos proyectos no son difíciles de armar en el día, cuando ya se tiene una visión y cuando hay una buena organización. Y por supuesto cuando hay un equipo técnico que lo posibilite. Los que trajeron el dron y filmaron fueron Elías Matofi y Rycky Carrizo, que es diácono de Curas de Opción por los Pobres y un gran compañero, y los que editaron luego el video, uno es mi hermano Sergio Iglesias y el otro Elías, qué son dos genios de la producción y la creatividad audiovisual y fueron fundamentales para que todo ese despliegue se viera.

Hay que tener una planificación porque uno no tiene las herramientas y la posibilidad de estar ensayando y estar viendo cómo se va a ver desde arriba. No está la posibilidad de tener un ensayo general antes ni ver cómo va a quedar

Siete3siete: Requiere un trabajo de planificación muy fuerte, ¿no?

M. L. I.: La idea que trabajamos con el Director finalmente se plasmó en una hoja A4, un dibujo de la palabra en escala. Hay que tener una planificación porque uno no tiene las herramientas y la posibilidad de estar ensayando y estar viendo cómo se va a ver desde arriba. No está la posibilidad de tener un ensayo general antes ni ver cómo va a quedar. Con algunxs chicxs habíamos ensayado armar algunas de las letras. Sí nos tomamos el trabajo previo de ver cuántos pibes necesitábamos por cada letra, y luego, en cada letra, elegimos a dos de lxs alumnxs que se comprometieron a estar ese día y eran lxs primerxs de cada letra; sabían cómo entrar a la letra y lxs demás tenían que seguirlxs. Asegurarnos eso era fundamental y lo demás se iba armando solo, que era estar cada uno en un cuadradito. Además cada letra tenía algún profe adelante, en el medio y atrás para que colaborase en alguna eventualidad. Pero todo salió ajustado. Yo invité a cinco compañerxs -que también trabajan en las escuelas y que habían estado en la actividad de la Memoria- para que me ayudaran en la organización ese día.

Fotografía: Damián Troncoso

Una vez que ingresaban a las letras cada uno se acomodaba en la baldosa en que ya sabía que se tenía que colocar. Y en esto también está la parte simbólica de estar en un lugar que es diferente al lugar que ocupan los demás, respetar el  lugar del otro, y que se respete nuestro lugar. Saber que necesitamos de todos los lugares para poder armar la Democracia

Siete3siete: ¿Cuál fue tu vivencia ese día?

M. L. I.: Fue un trabajo simbólico muy intenso, porque escribir la palabra Democracia en el patio de la escuela es fuerte. Es una palabra que se extiende como por 60 metros; la letra D tiene 46 pibxs, en total se armó con unxs 500 pibxs. Que las letras tengan al principio solo un contorno lineal y estén vacías, y que de repente se llenen de vida, es fuerte. Y lo hicieron con tanto respeto que era emocionante: la empatía con lxs otrxs, el respetar al otrx y a lo que entre todxs estamos armando, fue algo hermoso. Primero entraron caminado a las letras desde diferentes puntos, para que no estuvieran todos juntos en una parte del patio y fuese una entrada ordenada.  Una vez que ingresaban a las letras cada uno se acomodaba en la baldosa en que ya sabía que se tenía que colocar. Y en esto también está la parte simbólica de estar en un lugar que es diferente al lugar que ocupan los demás, respetar el  lugar del otro, y que se respete nuestro lugar. Saber que necesitamos de todos los lugares para poder armar la Democracia. Cuando armaron cada letra, se les pidió que apoyen su mano en el hombro del compañero y se armó como una cadena de brazos. Todos sentían en ese momento una mano en el hombro. Fue como una cadena de fortaleza. Y ahí se arma lo que se ve arriba. Luego levantaron una hoja blanca de su carpeta –que es con la que estudian, con la que trabajan, con la que aprenden- y terminó de construirse la palabra.  Toda esta construcción es muy simbólica. Más allá de que uno no la haga consciente, la simbología está y pasa por el cuerpo. Estar ahí, en el patio de la escuela y con lxs demás, es todo muy fuerte. Me encantó armar esto y estar con el grupo de compañeros y compañeras con quienes lo pudimos lograr. Lo disfruté y lo sigo disfrutando cada vez que pienso lo que vivimos. Luego tuvimos la suerte de que para poder compartir la presentación del video la Municipalidad nos dió el Teatro Municipal de Quilmes.

Siete3siete: ¿Qué reflexión te queda de este trabajo?

M. L. I.: Es una experiencia que teniendo las ganas –y los equipos, por supuesto- es posible de hacer en muchos lados; muchas escuelas tienen patios embaldosados. Lleva un tiempo pero es también romper con el miedo de ¿cómo va a salir?, ¿cómo se van a comportar lxs chicxs?, ¿van a aguantar? Lo que hicimos superó todas mis expectativas. En estas experiencias colectivas es donde aprendemos la empatía con lxs otrxs, aprendemos que el otro es importante y que yo también soy importante. Aprendemos Democracia.

María Laura Iglesias

MARIA LAURA IGLESIAS
Profesora Superior de Pintura. Diseñadora Gráfica. Artista plástica. Profesora de Plástica en Escuelas del distrito Quilmes.