MIRADAS SOBRE LA ESCUELA PÚBLICA

9006

¿Cómo pensar la Escuela Pública desde el arte? Un conjunto de artistas plásticos fueron convocados por la fotógrafa Mónica Hasenberg a intervenir fotografías suyas y de Breno Quaretti. La Muestra viene recorriendo los distritos de la Provincia de la mano de la Secretaría de Políticas Culturales y Ambientales del SUTEBA, generando en cada lugar actividades y debates sobre el sentido y el valor de la educación pública en nuestras comunidades. Siete3siete conversó de esta experiencia con Mónica y con dos de los artistas participantes: Julio Flores y Marcela Seoane

Siete3siete: ¿Cómo surge esta idea?

Mónica Hasenberg: Todo empezó con otra muestra, “Miradas. Los ojos de la memoria”, donde convoqué a artistas plásticos. Cada uno trabajó con fotos mías de las Madres y de la lucha de los 80, Dictadura y Postdictadura. Fueron 20 obras de un metro por un metro que estuvieron 3 años circulando por la ex-ESMA, en varias universidades y escuelas, y por algunas provincias. En Santa Fe hicimos una primera visita guiada con docentes, después fueron muchísimas escuelas a verlas y también llevaron la muestra de fotos a las escuelas. Durante el gobierno de Macri hice una segunda convocatoria para hacer esta muestra de apoyo a la escuela pública y en defensa del concepto de escuela pública. Con fotos mías y la creatividad de cada uno, que tuvo la libertad de hacer la obra que quiso, con su propia interpretación, sus propios materiales. Fueron obras más chicas, de 60 por 60, porque trasladar la muestra de un metro por un metro era realmente muy delicado y oneroso. 

Me preocupó siempre el tema de la educación por el arte, pensando que con el arte se educa. Y no meramente ilustrando, sino haciendo que el que lo practica se ponga en contacto con los sentimientos y con la inteligencia y pueda estar creando, haciendo visible lo que piensa

Sietesiete: ¿Qué los llevó, como artistas plásticos, a sumarse a esta convocatoria?

Julio Flores: Me preocupó siempre el tema de la educación por el arte, pensando que con el arte se educa. Y no meramente ilustrando, sino haciendo que el que lo practica se ponga en contacto con los sentimientos y con la inteligencia y pueda estar creando, haciendo visible lo que piensa. En ese camino fue bastante natural llegar con Rodolfo Aguerreberry y Guillermo Kexel a hacer el Siluetazo el 21 y 22 de septiembre de 1983. Fue producir una idea que otros puedan aprehender, apoderarse de ella y a su vez reiterarla, desarrollarla. Cuando hacemos la silueteada en 1983, la silueta es negra y representa el espacio que ocupa el que no está. Pero tiempo después, es tanto lo que se ha marchado, lo que hemos actuado, peleado, con lluvias y sin lluvia, con gobiernos favorables y con gobiernos desfavorables, que lo que hacemos ahora es llenar la silueta con las imágenes de todos los que hemos luchado por recordar la presencia de las ausencias.

Marcela Seoane: En mi caso, la plástica, en muchas ocasiones, me permitió unir dos cuestiones mías: la militancia y la posibilidad de expresar mis convicciones. Por eso mi obra generalmente tiende a cuestiones populares. Tuve la suerte de incluirme, o que me incluyeran, en dos proyectos muy importantes como fue Arte y Memoria que empezó haciendo el rescate de imágenes de víctimas del Terrorismo de Estado, y después en Gráfica y Resistencia donde todavía seguimos haciendo serigrafías callejeras, participando en reclamos y causas populares, llámese Santiago (Maldonado), Milagro (Sala) o contra la visita del FMI. Ahora estamos con Julio compartiendo una muestra sobre Eva.

Me preocupó siempre el tema de la educación por el arte, pensando que con el arte se educa. Y no meramente ilustrando, sino haciendo que el que lo practica se ponga en contacto con los sentimientos y con la inteligencia y pueda estar creando, haciendo visible lo que piensa

M. H.: Y julio está haciendo una recopilación de obras sobre el bombardeo a Plaza de Mayo en el 55, cosa que me parece también muy importante.

J. F.: Si, los bombardeos y los fusilamientos. Fui viendo la obra de otrxs que estuvieron estudiándolo; obras que desaparecen en las librerías de libros viejos y no tiene suficiente exhibición. Me vine a enterar cantidades de hechos que han ocurrido en torno a ese día, los días subsiguientes, los días anteriores. Que hacen pensar que es imprescindible que todo aquel que tenga un poquito de conocimiento de algo lo haga visible. Si lo hizo mal, si no le salió bien el dibujito, no importa, lo importante es que lo ha hecho visible. Y hay que buscar las formas de publicarlo, más en esta época de tanta producción de imagen que no se diferencia de otra. Siempre me pareció que era necesario hacer sentir a todxs que cada unx tiene herramientas. En este sentido, mi amiga Mónica dice que ella solamente es fotógrafa cuando en realidad es una gestora cultural de primera línea, creadora de muchos modos de comunicación. Siempre alentando a que otrxs produzcan obras, produzcan imágenes, símbolos, signos, que ayuden al espectador a visualizar algo. Me parece sumamente importante que cuando ocurren hechos que defienden el punto de vista de una sociedad, el punto de vista de los de abajo, hace falta -diría que es imprescindible- poder crear las imágenes que nos ayuden a entender, a imaginar. Cuando uno piensa en San Martín cruzando los Andes se remonta a la escuela primaria y te viene la imagen que está en los billetes, son imágenes que uno tiene enclavadas muy adentro, y evitan que aparezcan personajes que digan que San Martín no fue el Libertador y cosas por el estilo. Me parece que es imprescindible que a cada hecho le aparezcan imágenes. Y hay que alentar a eso, a producirlo. Cuando fui decano de la Escuela Prilidiano Pueyredón, dentro del UNA, organicé una idea que tenía H.I.J.O.S. -los hijos de desaparecidos- que era superar la situación de que no se podía fotografiar el juicio. Entonces organizamos que se vaya a dibujar al juicio. Y con eso se hizo un libro. Es decir, constantemente uno tiene que estar provocando, no sólo para producir una muestra, sino también para producir ideas, para hacer visible lo que no es visible, parafraseando tanto a Paul Klee como a Antoine de Saint-Exupéry. Hacer que una idea pueda tener imagen; si no tiene imagen, no puede ser recordada.

Foto: Cortesía de los autores de la muestra

la plástica, en muchas ocasiones, me permitió unir dos cuestiones mías: la militancia y la posibilidad de expresar mis convicciones. Por eso mi obra generalmente tiende a cuestiones populares

Siete3siete: Mónica, la base de la muestra son fotografías que fuiste tomando de escuelas de todo el país ¿de dónde viene ese interés?

Foto: Cortesía de los autores de la muestra

M. H.: Yo participé en la Cooperadora en la escuela de mis hijes, así que tenía como un acceso a sacar fotos. Con el grupo de padres habíamos creado una revista y entonces eso nos daba pie a llevarlos de excursión -al Museo de Ciencias, a ver exposiciones, a participar de actividades culturales- de las que después ellos escribían su nota. Y bueno, yo sacaba fotos. He retratado a las maestras, a los chicos en clase… También sacamos fotos de otras escuelas en el interior del país con Breno Quaretti. A mí la enseñanza me parece fundamental, en nuestra sociedad, para la construcción del saber. Y además la escuela es el primer espacio donde aprendemos a convivir, aprendemos lo que es la sociedad. No es solamente lo pedagógico, a mí lo que más me importa es esta enseñanza de convivencia, del compartir, que significa la escuela para todos los seres humanos. Me parece que no tenemos clara conciencia de la importancia que tiene ese espacio en nuestras vidas.

M. S. : La que usé yo, donde incluí también fotos de mi familia, de mi mamá,  es en un lugar en el campo. Porque la escuela pública no son solamente las que vemos acá, en ciudad de Buenos Aires; por ejemplo, yo fui al Normal 9 con un edificio espectacular. Sino que llega a donde otros no llegan. Llega a lugares donde no llega otra que no sea la escuela pública.

M. H.: Por esto, es que la Muestra viene circulando por los ámbitos de SUTEBA. Creo que la mayoría de la gente puede pasar la vida sin haber entrado nunca a ver una muestra, así que me parece indispensable llevar las obras a los espacios donde la gente pueda verlas. Acercárselas. Que las vaya exponiendo un sindicato docente, como SUTEBA, llevando esta Muestra por la provincia de Buenos Aires me parece súper pertinente, y me enorgullece que estemos armando esta circulación de las obras en el Sindicato.

Facebook de la muesthttps://www.facebook.com/profile.php?id=100069603549322&locale=es_LA

Mónica Hasenberg
Marcela Seoane

Mónica Hasenberg, fotógrafa con un gran registro de las luchas populares durante los años 80 que forman parte del Archivo Hasenberg-Quaretti y que fue donado a la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Convocó a artistas plásticos para la realización de las muestras : «Miradas, los ojos de la Memoria», «Miradas sobre la escuela pública», y «La Bandera Azul

Marcela Seoane. Nací en la Ciudad de Buenos Aires el 19 de marzo de 1960.
Me formé en talleres particulares de dibujo, pintura e historia del arte.
Integré e integro colectivos de artistas orientados a la defensa y reivindicación de causas populares y ddhh., tanto como obras individuales.

Julio Flores

Julio Flores. Participó del Grupo OCTUBRE DE TEATRO VILLERO y del GRUPO GRÁFICO BUENOS AIRES. Con Rodolfo Aguerreberry y Guillermo Kexel entre 1981y 1983 pensaron la SILUETEADA o SILUETAZO. Participó del Grupo BRUTOS AIRES de Activismo Político Cultural. Fue Decano del Departamento de Artes Visuales (UNA)