ESTO NO ES UN CUENTO

Reportaje a Bárbara Herrera

3212

¿Cómo transmitir a niñxs pequeñxs la Memoria? Bárbara Herrera, docente de quinto y sexto grado de la Escuela Primaria 8 de Merlo, trabajó con sus alumnxs en el armado de un Aula de la Memoria que recuperó la historia de dos docentes de la escuela víctimas del Terrorismo de Estado.

Siete3siete: ¿Cómo surge este proyecto?

Bárbara Herrera: Soy docente de quinto y sexto grado, porque estoy todo el día en la escuela. Aproximándose el 24 de marzo me contacto con Georgina Gabucci, una compañera del SUTEBA, quien me pasa biografías de 12 ó14 personas, hombres y mujeres del barrio de la escuela, desaparecidas y asesinadas por el terrorismo de Estado. Empezamos a leer las historias. Los chicos se asombraban. Cuando comencé a trabajar en la escuela primaria me costaba bajar los contenidos referidos a Memoria a niños tan chicos. ¿Cómo poder transmitir sin generarles miedo?, ¿qué palabras usar? Tampoco quería que ellos lo tomaran como algo irreal, que no pasó, como si fuese un cuento. Es el primer año, con las historias de estas personas que estaban en el barrio de ellos, que logré que se haga carne en mis alumnxs la historia de lo que nos pasó. En los relatos empezaron a reconocer los nombres de las calles por donde ellos circulan, los nombres de las escuelas… Al ver las imágenes empezaron a decir “pero yo el retrato de esta persona lo vi en un jardín”, “lo vi en una placa en la plaza”. Eso fue genial, porque estamos hablando de nenxs de 10 a 11 años que empezaron a hacerse de estas historias. Se nos venía el centenario de nuestra escuela, entonces yo pensaba ¿cómo poder articular este trabajo con el proyecto de identidad de la escuela y con los 40 años de democracia? Resultó que, entre estos docentes desaparecidos, dos de ellos fueron docentes de nuestra escuela. No solamente teníamos nombres de personas que eran de nuestro barrio, sino que dos estuvieron adentro de nuestra escuela, Mara Baldi y Jorge Cols, que fue Vicedirector. Descubrir esto fue muy emotivo, muy fuerte lo que sentimos todos. Porque incluso a mí, como maestra, no me había pasado estar en una escuela en donde haya habido un desaparecido. Tomando sus historias logré lo que buscaba, que los chicos puedan apropiarse de la identidad de la escuela a través de la historia que atraviesa a nuestro país.

Empezamos a leer las historias. Los chicos se asombraban. Cuando comencé a trabajar en la escuela primaria me costaba bajar los contenidos referidos a Memoria a niños tan chicos. ¿Cómo poder transmitir sin generarles miedo?, ¿qué palabras usar?

En las redes se difundió mucho y, por ejemplo, apareció un grupo que se llama “Yo fui alumno de la Escuela 8”. Al compartirlo ahí empezaron a escribir en face anécdotas muy lindas, muy cálidas, de ellos como personas y como docentes. Fue hermoso lo que generó, poesías bellísimas y cosas muy lindas que escribieron sus alumnos

Siete3siete: ¿Cómo se dio esta conjunción?

B. H.: La idea del festejo era armar un stand en cada aula, que tendría una temática. Nosotros armamos el aula de la Memoria y nos enfocamos en Mara y Jorge, que fueron los docentes víctimas del terrorismo de estado. Una de las consignas fue difundir en el barrio, pegando afiches chiquitos que hicimos. Cada chicx se llevó uno, lo pegaron en las paradas de colectivo y en los negocios, sacaron foto a eso y difundieron en las redes. La consigna era “si fuiste alumno de Jorge o Mara en la Escuela 8 acercate, contanos tu anécdota o traela escrita”. Fue así que empezamos a contactar a gente que se acercó a la escuela. En las redes se difundió mucho y, por ejemplo, apareció un grupo que se llama “Yo fui alumno de la Escuela 8”. Al compartirlo ahí empezaron a escribir en face anécdotas muy lindas, muy cálidas, de ellos como personas y como docentes. Fue hermoso lo que generó, poesías bellísimas y cosas muy lindas que escribieron sus alumnos. Lxs nenes iban trayendo esta información, algunos la fueron copiando, otros imprimieron algunas fotos, conseguimos muchas. Uno de los nenes escribió algo y cuando la mamá comparte la publicación en Facebook, la hija de uno de ellos se contacta con el nene y le cuenta que sí, que es verdad, que fueron docentes de la escuela. El nene vino enloquecido a contarme “seño hablé con su hija y me agradeció por el trabajo que estamos haciendo”. Así que fue mágico. En esos días en que la escuela cumplía los 100 años vinieron a visitarnos ex alumnos de la escuela, que son abuelos y abuelas de quienes hoy tenemos como estudiantes; iban recorriendo las aulas y contando sus anécdotas de la escuela, y lxs chicxs les preguntaban a qué jugaban en los recreos, si la escuela era de la misma manera, etc. Cuando entraron a mi salón lo primero que les preguntaron fue: “Fuiste alumno de Jorge y Mara, conociste a Jorge y Mara”.

Siete3siete: ¿En qué consistió el Aula de memoria?

B. H.: Los chicxs no tienen en el Área de artística Plástica sino Teatro, entonces otra profe me sugiere hacer la técnica de dactilografía. Así que hicimos fotocopias con los rostros de Jorge y Mara, y ellos las fueron pintando con sus huellas; también ahí entrelazando lo que es la identidad, que son nuestras huellas, con la identidad de la escuela en Jorge y Mara. Armamos el aula con esas fotografías y estaban todas expuestas las anécdotas. Y como broche de oro, en el SUM que es más amplio, se realizó la proyección de un video, donde también tuvimos la mano de SUTEBA Merlo, contándonos la historia. Hubo muchísima gente y al terminar el video se compartieron algunos recuerdos. Fue muy emotivo y para mí muy lindo haber llegado a los chicos, decir “estoy transmitiendo lo que quiero transmitir”. Fue también emotivo para lxs grandes, porque tal vez muchos docentes que están en la escuela hoy no conocían la historia; ver la placa en la puerta de la escuela o en el SUM y no saber quiénes eran. Más allá de que hay una leyenda que lo dice, poder conocer más de cerca esta historia.

Siete3siete: ¿Cuál fue la recepción de las familias?

B. H.: Las familias acompañaron el proyecto. Necesitábamos su acompañamiento para que lxs chicxs pudieran ingresar a las redes o para acompñarlos en el barrio a pegar los afiches. Sólo una sola familia se acercó a decir que ellos no iban a difundir la información porque para ellos estábamos haciendo política. Se les explicó que no estábamos haciendo una política partidaria, que educar es un acto político, pero bueno, ellos decidieron que no. Fue muy lindo ver las producciones de lxs nenxs cuando trajeron las anécdotas y veíamos la letra de la familia que los ayudaron. Si bien en la consigna en ningún momento planteamos que traigan dibujado nada, uno de los chicxs trajo los retratos de Jorge y Mara dibujados por él mismo en lápiz, hermoso.

hicimos fotocopias con los rostros de Jorge y Mara, y ellos las fueron pintando con sus huellas; también ahí entrelazando lo que es la identidad, que son nuestras huellas, con la identidad de la escuela en Jorge y Mara

Siete3siete: ¿Y en el resto de la institución?

B. H.: Estuvimos muy acompñadxs por el directivo y lxs demás compañerxs. Por supuesto que desde un principio se les comunicó cuál era la idea de nuestro stand y la recibieron muy contentxs. Además, Georgina y Flor nos ayudaron desde el SUTEBA, nos trajeron guardapolvos, fotos, archivos muy personales de ellos dos, los legajos. Y aportaron la proyección del video que la esperábamos todos a ver de qué se trataba y estuvieron en una charla después de la proyección.

Siete3siete: ¿Qué reflexión te deja este trabajo?

 B. H.: Mi preocupación siempre fue cómo llegar a lxs chicxs y que no quede como un cuento. “Lo que les estoy contando es algo que sucedió” les digo, “no lo estoy inventando, no lo inventó nadie”, Son tan chiquitos que al principio me costaba poder ponerme en su lugar, si ellos estaban comprendiendo lo que yo quería transmitir. Y la verdad es que sí, que pudieron comprender, No tenemos que subestimar a lxs pibxs. Creo que es importante buscar la manera de poder trabajar y de hacerlo con la comunidad. Por ejemplo, poder averiguar si en el barrio de nuestra escuela tenemos desaparecidos y trabajar con esas historias. Recuperar la memoria de personas que caminaban por las calles que nosotrxs recorremos, que estuvieron adentro de nuestra escuela. Es una forma de acercar a lxs chixs a nuestra historia.

Bárbara Herrera

Bárbara Herrera. Docente del Nivel Primario. EP N°8 de Merlo Norte, MG de 5to y 6to año. Recibida en el I.S.F.D N°29.