EXPERIENCIA INTERDISCIPLINAR: ALGO NO COMÚN EN LA ESCUELA

Reportaje a Luz Falco

697

Luz Falco, profesora de Inglés y actualmente estudiante de la Licenciatura en Educación en la UNQui, cuenta a 737 el proyecto interdisciplinario realizado en la Secundaria N.º 1 de Ezeiza. Inicialmente pensado junto con dos de sus compañeras, las profesoras Eva Hernández de Arte y Zulema Arias de Literatura, se sumaron luego otras profesoras y profesores, y lo trabajaron conjuntamente en 5to y 6to año.

737: ¿En qué consistió el Proyecto?

Luz Falco: Planificamos un proyecto para trabajar violencia de género. Es una temática difícil, que nos afecta a todxs directa o indirectamente. Y ahora en la cuarentena mucho más. Suele ser de interés de lxs estudiantes porque muchxs se sienten identificadxs, por ejemplo con la violencia en el noviazgo o por tener familiares víctimas de femicidio. Nosotras tres el año pasado lo trabajamos y este año lo teníamos planificado desde febrero. Cuando sucede esto de la cuarentena pensamos en dejarlo de lado porque, al no estar en el aula, creímos que iba a ser muy difícil. Pero al ver la cantidad de femicidios, una problemática que atravesamos ya hace bastante tiempo pero que ahora con la cuarentena se hizo un poco más frecuente, bueno decidimos trabajarlo igual. Por suerte muchxs decidimos involucrarnos y no mirar hacia otro lado.

Son problemáticas que se tienen que trabajar con lxs estudiantes, es una obligación trabajarlas. Y creo que fue un aprendizaje para docentes que quizás nunca trabajaron esta temática. Hemos compartido muchísimo material y lo estamos pensando seguir el año que viene

737: ¿Cómo se fueron incorporando lxs demás profesorxs?

L.F.: Que se fueran sumando al proyecto varias profesoras es algo que sucedió en la cuarentena, no es algo que suela ser común en la escuela. Por lo general siempre somos dos o tres en los proyectos, pero esta vez -a través de video-llamadas y grupos de wsp- se formó un grupo muy lindo de ocho profesoras. Después fuimos invitando a lxs profesores de los cursos que compartíamos y a través de ese grupo de wsp intercambiamos información, textos, videos, ideas, para poder organizarnos y trabajar interdisciplinariamente. Para muchxs, esto de trabajar por proyectos era nuevo, sin embargo a través de las video llamadas que hicimos entre lxs docentes para poder ponernos de acuerdo, se pudo entender que el propósito era llegar a lxs estudiantes desde una misma problemática a través de diferentes materias para que sea más liviano para ellos en este momento que estamos viviendo. Y también poder contactarnos, desde una video-llamada, todxs lxs docentes con nuestrxs jóvenes.  

737: ¿Cómo fueron armando del proyecto?

L.F.: Lo fuimos haciendo desde la poca experiencia que tenemos en trabajar de esta manera, estando en contacto todos los docentes. Material que íbamos encontrando lo compartíamos. Si alguno se sentía más cómodo con algo lo abordaba por ahí, y otro docente que tal vez no se sentía tan cómodo lo abordaba desde otra perspectiva. Descubrimos que se puede tomar desde diferentes perspectivas y no trabajar solo la violencia en sí misma. Por ejemplo en el caso de Trabajo y Ciudadanía, las leyes que amparan a las víctimas de violencia de género; desde Literatura, la violencia en el discurso;  desde Geografía, la globalización y el género; desde Inglés, la violencia en el noviazgo; desde Arte, la resignificación de imágenes como expresión en contra de la violencia de género; en Historia: los derechos de la mujer a lo largo del tiempo… Tuvimos que preparar una actividad o dos como mucho cada docente porque los tiempos eran cortos.

737: ¿Cómo lo plantearon a lxs estudiantes?

L.F.: En la primer video-llamada, que fue para todos los 5tos y 6tos años de la escuela, varixs profesorxs, entre lxs que me incluyo, les planteamos esta problemática, y estuvieron de acuerdo en trabajarla. Después se fueron generando, todos los viernes, “meriendas virtuales” -así las llamamos- que eran encuentros en donde ellos podían despejar sus dudas, más que nada con respecto al producto final, que tuvo que ver con una resignificación de imagen desde el área de Arte. En esas video-llamadas de los viernes estábamos todxs lxs docentes para poder contener a lxs jóvenes en caso que se presentara alguna situación -que no nos ha pasado- que lxs atravesara a ellxs directamente. Estar ahí presentes por si pasaba. 

737: Decías que el proyecto culminaba en una producción de imágenes…         

L.F.: Pensamos en la imagen como manifestación en contra de la violencia de género, como repudio, para generar conciencia. Para llegar a esa imagen se fue trabajando todos los viernes en los zoom lo que habíamos planteado lxs diferentes profes en las distintas áreas. Por ejemplo, desde mi asignatura era el noviazgo violento, cómo identificar un noviazgo sano de un noviazgo tóxico. Esa semana lo trabajaban por classroom y los viernes nos encontrábamos todxs los profes del proyecto y nuestrxs jóvenes. Bueno, no siempre estaban todxs por un problema de conectividad y a veces falta de luz.

737: Buen momento para hablar de qué dificultades fueron encontrando.

L.F.: Una que tuvimos es que, dada esta situación que estamos atravesando, lxs jóvenes no participaban de todas las materias. Por eso nos planteamos que si participaban en alguna y llegaban a lograr el producto final, esa resignificación de imagen que nos proponíamos, la valoración iba a ser positiva. Y para quienes por ahí no la hayan logrado iban a tener tiempo en agosto de poder lograrla. Otra cuestión es ver cómo llegamos a aquellxs que todavía no han podido conectarse.

A nuestrxs jóvenes les gustó la idea de trabajar desde diferentes áreas la misma problemática y contactarnos todxs a través de zoom. Manifestaron necesitar esos encuentros porque para ellxs este aislamiento está siendo muy difícil. En especial para lxs de 6to año, que están en su último año y les tocó atravesarlo de esta manera

737: ¿Qué te parece que les deja a ustedes, lxs docentes, esta experiencia?

L.F.: En primer lugar, compartimos muchísimo entre lxs docentes. Por ejemplo circuló el texto de Galeano “La mujer sin miedo”, el de Mario Benedetti “Requiem con tostadas”, el Atlas de la revolución de las mujeres de Le Monde Diplomatic, letras de canciones, manifestaciones contra la violencia en diferentes países de Latinoamérica y el mundo… También compartimos las leyes de ESI y de Violencia de Género, que nos avalan a trabajar todo esto en la escuela. Son problemáticas que se tienen que trabajar con lxs estudiantes, es una obligación trabajarlas. Y creo que fue un aprendizaje para docentes que quizás nunca trabajaron esta temática. Hemos compartido muchísimo material y lo estamos pensando seguir el año que viene. Es un proyecto muy rico para trabajar en diferentes áreas y para poder generar conciencia sabiendo que es una problemática que lamentablemente nos atraviesa muy de cerca.

737: ¿Y en relación a lo que deja este proyecto a lxs estudiantes?

LUZ FALCO

L.F.: A nuestrxs jóvenes les gustó la idea de trabajar desde diferentes áreas la misma problemática y contactarnos todxs a través de zoom. Manifestaron necesitar esos encuentros porque para ellxs este aislamiento está siendo muy difícil. En especial para lxs de 6to año, que están en su último año y les tocó atravesarlo de esta manera. Les preguntamos si querían seguir trabajando de esta manera y ellxs estuvieron de acuerdo. En uno de los cursos sugirieron continuar con la problemática de racismo y discriminación, así que seguramente les preguntaremos a los demás cursos cómo quieren continuar, qué problemática quieren trabajar. Bueno, eso dentro de las posibilidades que tengamos las y los docentes de poder llevarlo adelante. Es un proyecto que en la presencialidad duraría unos tres meses, por la cantidad de material, por los debates que se generarían en el aula. Pero, bueno, dadas las condiciones –y también a pedido del equipo directivo- tuvimos que acotarlo para que durara un mes. El equipo directivo nos permitió ahora, después del receso, retomar estos encuentros virtuales para aquellxs jóvenes que no hayan podido conectarse por dificultades de luz y de internet. Otra idea es poder armar un “recursero”, porque muchxs de nuestros jóvenes nos han dejando notas comentando que les sirvió mucho la información en las diferentes materias, saber dónde acudir dentro del distrito de Ezeiza, a que número tienen que llamar si sufren violencia de género. Muchxs dicen que son más conscientes ahora de poder ayudar en el caso que alguna compañera/o sufra violencia en el noviazgo, estar un poco pendiente de esto y no ser cómplices.