CUANDO SUCEDE LA MAGIA

Reportaje a Julia Elena Valerio, Directora la Escuela Primaria N° 7 de Diego Gaynor, partido de Exaltación de la Cruz.

2505

Contexto rural, un paraje bastante aislado sin ningún medio de transporte público, una comunidad sin mucha posibilidad de acceso a la sociedad. Y una escuelita pública que a partir del Plan Lector de la Prov. de Buenos Aires encara, como proyecto institucional, el armado de una comedia musical. Julia Elena Valerio, su Directora, nos habla de “Borrón y cuentos nuevos”.

Siete3siete: ¿Desde cuándo estás en esta escuela?

Julia E. Valerio: Llegué a la escuela en septiembre del 2022 trayendo mi cargo directivo titular de San Isidro por un servicio provisorio. Este es un contexto totalmente diferente del que yo venía, estamos hablando de una matrícula de 45 alumnxs con cuatro secciones de grado. La comunidad me recibió con alegría. Nos empezamos a conocer y en el arranque del 2023 empezamos a planificar el proyecto institucional con la impronta de abordar el Plan Lector de la provincia Buenos Aires. La propuesta fue tomar los cuentos tradicionales, relacionarlos y trabajarlos en el formato de una comedia musical, que se llamó “Borrón y cuentos nuevos”.  Fue traer a Caperucita Roja, Cenicienta, El gato con botas, Aladino, para pensarlos en esta sociedad con los paradigmas que tenemos actualmente. Todas esas historias estaban ligadas a canciones de Hugo Midón y Carlos Gianni. Entonces, no solo cada personaje nos interpelaba sobre sus actitudes y cómo quería ser en estos nuevos tiempos, sino que esas canciones nos traían también muchas cosas en las que nos podíamos sentir interpelados. Hugo Midón es un autor que respeto mucho,  lo conozco desde la niñez; siempre ha tratado en el mundo musical infantil de dejarnos una puerta abierta para seguir indagando en nuevas cosas.

no solo cada personaje nos interpelaba sobre sus actitudes y cómo quería ser en estos nuevos tiempos, sino que esas canciones nos traían también muchas cosas en las que nos podíamos sentir interpelados

Siete3siete: Contanos de “Borrón y cuentos nuevos”.

J. E. V.: Fue un proyecto institucional interdisciplinario atravesado por todas las áreas. El análisis, la interpretación de textos, las coreografías, las canciones, en la parte escenográfica lo plástico, el armado de lo que se necesitaba para la puesta en escena… todo fue una experiencia muy rica. Yo ya lo había hecho en otra institución y me parecía muy importante poder traerlo a este lugar como algo diferente para mostrarle a la comunidad. Y fue con la participación de todos los actores institucionales, con todas las miradas: un objetivo claro que nos planteamos a principios de año y que nos atravesó durante todo el ciclo lectivo para llegar al cierre que fue ampliamente satisfactorio. Los alumnos se apropiaron muchísimo del proyecto. Ellos también grabaron los textos, porque como era una comedia musical pensamos que, por una cuestión de sonido o de los propios nervios del momento escénico, los textos que tenían que decir sobre el escenario ya estuvieran grabados. Bueno, eso de grabar fue una experiencia totalmente diferente y creo que los revolucionó. Les abrió el mundo mágico de la fantasía,  de dejar volar la imaginación, de interpretar personajes con sus diferentes características…

Siete3siete: ¿Cómo fue la respuesta de las familias?

J. E. V.: Les dije muchas veces que era un proyecto de la comunidad educativa. Y las familias fueron parte del proyecto. Se sumaron a participar desde que hicimos el lanzamiento del proyecto. A veces el proyecto institucional queda como archivado en una carpetita hermosa que solo mostramos si viene alguien. Pero presentarlo a todxs, decir “acá comenzamos a trabajar”, cantar todxs juntxs una canción, son cosas muy simbólicas y tienen otro efecto. Hacen tangible el proyecto. Siempre se necesita la colaboración de la familia y que se sume a traccionar el proyecto cada uno desde su lugar. Por ejemplo, a principios de año hicimos un archivo con todas las canciones para que las familias las sepan, las canten, para que lxs chicxs lleguen, como llegaron, con esa seguridad al cierre del proyecto. Con este proyecto de la escuela, chicxs y comunidad tuvieron la posibilidad de salir a mostrar lo que se había hecho y logrado. El cierre lo hicimos acá en Gaynor pero luego pudimos llevarlo al teatro del Centro Cultural Municipal, en Capilla del Señor. Fue espectacular, estar arriba de un escenario, actuar en ese marco. ¡Y estaban tan segurxs de lo que hacían, tan convencidxs!; nunca había pisado un escenario y sin embargo lo tomaron con mucha naturalidad.

Aquí todo, todo, pasa por la escuela. Si bien yo creo que la escuela es un eje fundamental para cualquier comunidad, acá toma una relevancia que se magnifica

Siete3siete: Qué lugar significativo ocupa la escuela en esta comunidad, ¿no?

J. E. V.: Salvo la auxiliar de cocina que vive acá, ninguno de lxs docentes es de Gaynor, la mayoría venimos de lejos, y por supuesto necesitamos sí o sí un vehículo para llegar. Aquí todo, todo, pasa por la escuela. Si bien yo creo que la escuela es un eje fundamental para cualquier comunidad, acá toma una relevancia que se magnifica. Por eso siempre está la idea de generar cosas para que la comunidad se pueda ir enriqueciendo. Por ejemplo, otro proyecto que trabajamos tuvo que ver con el área de las ciencias. Fue la vida en el fondo del mar. Los alumnos abordaron diferentes temas del hábitat en el mundo marino y logramos convertir el espacio de la escuela en una muestra lumínica inmersiva. Era sumergirse en las profundidades. En cada salón tenías las diferentes especies en las que cada uno se había hecho embajador para difundir a través de videos, de folletería, de cosas que ellos mismos podían dar cuenta en el momento de la muestra cuando vinieron las familias. Eso también fue mágico, porque en el espacio que se generó a uno le parecía estar en el fondo del mar. Otra cosa que el año pasado tuvimos la suerte de poder hacer, a través de la fundación del Banco Credicoop, fue una visita al Centro Cultural de la Cooperación en Capital. Tuvimos la experiencia directa de conocer un teatro en la calle Corrientes, ver un espectáculo ahí y después ver detrás de bambalinas, los camarines, el vestuario, la escenografía. Todo esto fueron objetivos que nos planteamos a principios de año, y que se logaron por el compromiso absoluto que tuvieron lxs docentes que se enamoraron de los proyectos y se los pusieron al hombro. Y cuando sucede eso, sucede la magia y el éxito, porque son ellxs lxs que traicionan todos los días en las aulas con los chicos, trabajando los temas y apasionándose con la información investigada.

Soy Julia Elena Valerio, tengo 47 años. Me formé como Maestra nacional de Música en el Centro polivalente de arte de San Isidro un proyecto de escuelas polimodales que dependían de la Nación, programa que fue disuelto con la llegada de la Ley Federal. Me recibí en el año 1995 y enseguida comencé a trabajar en escuelas primarias de la provincia de Buenos Aires. En el 2003 me recibí de Licenciada en Gestión y Administración de la Educación, en la la UNSAM. Fui Secretaria, ViceDirectora y Directora varios años. Desde el 2018 soy Directora titular de Educación Primaria. Este año cumplo 30 años de servicio en la educación pública, una trayectoria que me llena de orgullo en esta hermosa profesión que me ha dado muchas satisfacciones.