UN JARDIN, UNA HUERTA

3873

Silvina Bodanza, secretaria del jardín 913 de Boulogne, partido de San Isidro, nos cuenta cómo nació y crece el proyecto de huerta que dotó de identidad a la institución. Un trabajo que llevan adelante las docentes, lxs chicxs y la comunidad educativa.

Siete3Siete: ¿Cómo nace la idea de una huerta?

Silvina Bodanza: Cuando las docentes empezamos a incorporarnos al jardín, vimos cuáles eran las necesidades y cuál podría ser nuestro proyecto institucional, que nos identificara como institución Jardín 913. Vimos que el parque del Jardín es lo más maravilloso, es el parque más grande de los quince jardines de San Isidro. Pero era todo un desafío porque ese lugar había sido como una especie de laguna, de pantano, con mucha basura de obra. Entonces se nos ocurrió que tanto espacio podía ser apto para hacer una huerta. Hoy en el barrio lo conocen como el Jardín de la Huerta. Nuestra inspectora siempre dice “El proyecto institucional tiene que identificar al jardín” y en el caso nuestro lo identificó la misma comunidad: cuando empiezan las inscripciones se acercan familias y escuchás «me encantó porque el jardín tiene una huerta”, “me lo recomendaron, me dijeron que lxs chicxs van a la huerta”. La huerta está conviviendo con el patio, con los juegos, con la cancha de fútbol…

Siete3Siete: ¿Cómo encararon el proyecto?

S. B.: Empezamos a investigar si había algún curso de huerta para hacer, porque ninguna de nosotras tenía experiencia. En el 2009 varias hicimos el curso de capacitación de huerta orgánica; la Dirección General de Escuelas, en conjunto la región de San Isidro, nos habilitaba para una vez por mes, hacer una capacitación en servicio. Fuimos probando, y sobre la experiencia modificamos lo que no funcionaba. La tierra era malísima, arenosa, barrosa, era horrible. Decidimos armar cajones, que se llaman “bancales”. Vimos que era importante incorporar a la comunidad, por eso hacíamos encuentros con las familias para que vinieran a ayudarnos a mover la tierra. Siempre había algún abuelo, alguien que acercaba tierra, una plantita y de a poco fue tomando forma.

En el 2012 o 2013 nos contactamos con la Fundación Huerta Niño, que trabaja para todo el país. Esta fundación se dedica justamente a apadrinar huertas en las escuelas. Tuvimos que presentar el proyecto, contarles cómo trabajábamos, cuál era el espacio que teníamos y cuáles eran nuestras carencias. Por ejemplo, la de llevar agua hasta la huerta. Había una canilla que estaba a varios metros y habíamos hecho una conexión con una manguera, pero nos ayudaron a generar una conexión mejor. Vinieron a hacer una jornada, consiguieron donaciones, armamos un invernadero. Actualmente la huerta tiene 5 bancales, incluso con un tanque de reserva de agua que nos permite hacer un riego por goteo cuando lxs chicxs no pueden ir a regar o cuando pasan varios días sin que podamos acercarnos.

S3S: ¿Cómo se arreglan con las tareas que implica mantener la huerta?

S.B.: Obviamente hay tareas que las hacemos lxs adultxs, entre las docentes y las familias. Lxs chicxs van a la huerta, miran, riegan, conviven; con ellxs hacemos los plantines y después los trasladamos a la huerta. Se ocupan de todo lo que es el mantenimiento, el riego, el sembrar, la cosecha. Está todo el aprendizaje de entender que hay que esperar. Y también trabajamos desde los lineamientos de las políticas educativas actuales. El diseño curricular del Nivel Inicial, que estamos inaugurando este año, incluye justamente la huerta y el ambiente natural.

Al ser un proyecto institucional, trabajamos la huerta todo el año con cada sala. La sala de 3, es la encargada, en el período de inicio, de hacer el espantapájaros de la huerta

Siete3siete: ¿Participan todas las salas?

S. B.: Al ser un proyecto institucional, trabajamos la huerta todo el año con cada sala. La sala de 3, es la encargada, en el período de inicio, de hacer el espantapájaros de la huerta. Lo caracterizamos todos los años de forma distinta y votan el personaje y el nombre que se encargará de ayudarnos en la huerta. Las salas de 4 y 5 son las encargadas de hacer los plantines. Desde el desde el área de las prácticas del lenguaje escrito, sobre todo los de sala de 5, trabajan mucho cómo se escriben los nombres de las plantitas. Cuando vamos a plantar a la huerta, ellxs saben que tienen que hacer el cartelito, porque los primeros meses las plantas son todas parecidas; si no escriben y ponen el cartel no sabemos qué hay.

Desde hace dos o tres años estamos incorporando tecnología. Con el módulo que nos mandaron de Aprender Conectados, tenemos 14 tablets que llevamos a las salas de 5 y ellxs toman fotos, buscan, investigan sobre las plantas -¿cuáles son para cocinar?, ¿cuáles son aromáticas?-, sobre las plagas… 

El año pasado nuestro proyecto tuvo que ver con alimentación saludable, entonces durante el año fueron eligiendo recetas y las hacíamos todxs juntxs. Íbamos a la huerta y, en base a lo que teníamos, buscábamos recetas con orégano, con acelga, con lechuga, con alcauciles, con brócoli; bueno, todo lo que íbamos generando pasaba a la cocina. A fin de año, como cierre del proyecto, hicimos una feria de comidas donde se eligieron dos recetas de las que habíamos hecho en cada sala y las familias trajeron esas comidas y las expusimos para que todos pudieran probar distintos sabores de la huerta.

El año pasado nuestro proyecto tuvo que ver con alimentación saludable, entonces durante el año fueron eligiendo recetas y las hacíamos todxs juntxs. Íbamos a la huerta y, en base a lo que teníamos, buscábamos recetas con orégano, con acelga, con lechuga, con alcauciles, con brócoli; bueno, todo lo que íbamos generando pasaba a la cocina

Además trabajamos con todo lo que es la vida que hay alrededor de la huerta. Por ejemplo, una sala trabajó las mariposas, se fue haciendo el ciclo de la mariposa. Otra sala trabajó sobre los venenos orgánicos: ¿qué pasaba cuando veníamos al jardín y de golpe las hormigas se habían comido todo?, ¿cómo las combatimos?; entonces investigaron cómo hacer los distintos preparados, los olores que tenían…  Otra sala trabajó sobre los pájaros, porque la huerta se llena de pájaros, y eso muchas veces es positivo y otras no porque se te comen las semillas y no nos crecen las plantas. Lxs de 3, saben que los caracoles se comen las lechugas; entonces tenés al que agarra  el caracol y dice “no lo vamos a matar”, pero lo vamos a sacar de acá. Y se va hasta la otra punta del terreno y le dice “¡chau caracol!” y lo revolean.

Un proyecto muy lindo que está trabajando la sala de 5 es con los robots que trajo el módulo de Aprender Conectados. El robot se maneja a través de unos botoncitos. En el período de inicio hicieron el plano del Jardín y jugaron con la robótica para ver cómo hacían para ir, por ejemplo, desde la sala de 3 al patio. Le van dando las órdenes y van trabajando con el robot. Lo que hicieron ahora es un croquis de la huerta con los canteros.

S3S: ¿Cómo eligen qué van a plantar?

S.B.: Plantamos las semillas que manda el INTA y lo que las familias traen, siempre de estación. El primero de agosto para nosotros es muy importante, es el día de la Pachamama. Entonces, antes de irnos al receso invernal, las maestras, sobre todo las de sala de 5, fueron trabajando ¿por qué la Pachamama?, ¿por qué es tan fuerte esa fecha para nuestros pueblos originarios?, etc.  Se trabajó sobre las costumbres y la cultura de nuestros pueblos originarios y de lo que es el norte argentino, donde estos rituales son muy fuertes y son parte de lo cotidiano y de la comunidad. Entonces el primero de agosto vamos todos a la huerta y se hace una ceremonia donde le cantamos a la tierra. Y después de eso cosechamos todo lo que se pueda de la temporada de invierno y empezamos a sembrar lo de primavera verano.

El primero de agosto para nosotros es muy importante, es el día de la Pachamama (…) Se trabajó sobre las costumbres y la cultura de nuestros pueblos originarios y de lo que es el norte argentino, donde estos rituales son muy fuertes y son parte de lo cotidiano y de la comunidad

En esta época estamos empezando con los tomates, los morrones, el repollo, están divinas las plantas de habas. El alcaucil, en un mes explota, nos cansamos de comer alcauciles. En la temporada de invierno tuvimos muchísima lechuga, así que todas las semanas se cosechaba y se la llevaban lxs chicxs, una semana el turno mañana una semana el turno tarde. Muchas veces traen las fotos de cómo comieron la ensalada o si la mamá les hizo buñuelos de acelga. Aprovechamos todo, por ejemplo, en las reuniones con las familias les damos una bolsita con ramitas de Romero que cosecharon lxs chicxs.

S3S: ¿Quiénes participan del proyecto?

S.B.: Participa todo el jardín y la comunidad también, porque muchas veces hay vecinos que vienen y dicen “tengo este arbolito, ¿tenés lugar para plantarlo?” Por supuesto que lo recibimos. Ahora estamos tratando de generar plantas nativas, para respetar el paisaje natural. Aprovechamos mucho el espacio del parque; por ejemplo, el plan de lectura implementado desde el año pasado, cuando lo permite el clima, los encuentros se hacen en el parque. Ponemos alfombras y almohadones, se vienen con reposeras, y aprovechamos ese espacio. Vienen y se entusiasman, es hermoso ver abuelxs, tíxs, tiradxs en el piso leyendo.

Silvina Bodanza es secretaria del jardín 913 de Boulogne, capacitadora de huerta orgánica del INTA. Varios años fue la referente dando cursos de huerta para los docentes, y es referente de la entrega de semillas del INTA.