ECHARSE A VOLAR

590

Laura Vaioli, de Ramallo, es Maestra de Infantes en el Jardín N° 903 de su distrito. Allí, en el norte de la provincia de Buenos Aires, Laura inició el proyecto de repoblación de mariposas a partir de una imagen que la interpeló al entrar a una de sus salas.

Una mariposa representada de manera infantil estaba pegada en la puerta del aula. A partir de ahí, se propuso apropiarse de esa imagen y de su significado durante todo el año. Así, empezó a indagar e investigar sobre la vida de los lepidópteros.

En ese camino, se encontró con Florencia, quien criaba mariposas en el distrito vecino de San Nicolás. Entre charlas y proyectos comunes, ella envió a Ramallo una planta donde las mariposas ponen sus huevos. Con la pandemia, la planta se mudó a la casa de Laura y las mariposas tuvieron tiempo para crecer.

«Tuve la posibilidad de vivenciar esta metamorfosis. La emoción que sentí fue inexplicable. Es indescriptible la alegría, la felicidad y el asombro que te produce ver esos cambios… No podés dejar de mirarlas», así relata Laura su experiencia.

En el 2021, con la vuelta a la presencialidad, aparecieron nuevas especies: la monarca y la espejito. Para trabajar con lxs nenxs, Laura llevó orugas. Pasando la sensación extraña del comienzo y perdiendo el miedo, siempre siguiendo los pasos de su Maestra, les niñes comenzaron a explorar, usando lupas, jugando en el patio… Pero también fueron entendiendo el respeto a todos los seres vivos y a la Pacha Mama.

El proyecto, junto con Laura, se fue moviendo de aula en aula, fascinando a todxs lxs niñxs que tienen contacto con la experiencia y que pueden observar los cambios de cada llamativa mariposa, que se echa a volar con libertad delante de sus ojos, generando un montón de sensaciones y sentimientos.

Para trabajar con lxs nenxs, Laura llevó orugas. Pasando la sensación extraña del comienzo y perdiendo el miedo, siempre siguiendo los pasos de su Maestra, les niñes comenzaron a explorar, usando lupas, jugando en el patio… Pero también fueron entendiendo el respeto a todos los seres vivos y a la Pacha Mama

Este año, otra Maestra tuvo la posibilidad de estallar de emoción al presenciar todo el proceso. Así, se suma a la experiencia junto a Laura, aunando aulas, niñxs, Jardines y mariposas.

«Estamos proyectando presentar una ordenanza para solicitar un lugar en cada espacio público para motivar la plantación y el cuidado de plantas hospederas y nectaríferas. También logramos una alianza con una Escuela Secundaria que nos permitirá ingresar para que lxs chicxs puedan ver con microscopios», nos cuenta Laura.

La experiencia se multiplica y crece día a día, encontrando una transversalidad impensada y hermosa. Por ejemplo, junto con las plantas, sembraron también Memoria en cada Escuela y en cada Jardín.

En palabras de Laura: «Les niñes ampliaron significativamente su vocabulario, aprendieron el nombre de cada etapa y, por suerte, nos exigen cada vez otro poquito. Trabajan con tantas ganas y pasión que siempre tenemos que ir por más, y así lo estamos haciendo. Esto no tiene techo».

«Les niñes ampliaron significativamente su vocabulario, aprendieron el nombre de cada etapa y, por suerte, nos exigen cada vez otro poquito. Trabajan con tantas ganas y pasión que siempre tenemos que ir por más, y así lo estamos haciendo. Esto no tiene techo».

Además, Laura aborda la Educación Sexual Integral: «Nos acercamos al conocimiento de la diversidad en las formas de vida, siempre teniendo en cuenta los lineamientos para el nivel y poniendo el foco en las mariposas: viendo los cambios y la metamorfosis que las atraviesan y que se producen en sus ciclos de vida. Nace de un huevo, es oruga, se alimenta, repta, se hace pupa, nace y se echa a volar. Como las mariposas, cada persona es libre para mutar y disfrutar de lo que a cada une le gusta».

«Desde la ESI también aprendemos el respeto al otre, el desarrollo de la confianza, de la libertad y de la expresión. Y, sobre todo, a decidir desde cada niñe. Los guardapolvos son todos diferentes en el aula, respetan los gustos y las posibilidades de cada niñe. Como el estudio de las mariposas, la ESI es totalmente transversal. Si todes hubiéramos tenido las herramientas que existen hoy en día gracias a la Educación Sexual, nuestra historia también hubiese sido otra», finaliza.

Huevos, orugas, crisálidas, mariposas. De colores, pizpiretas, auténticas, únicas, libres, hermosas, increíbles.

¡A echarnos a volar!