CARTAS AL VIENTO

Reportaje a Yamila Piriz y Luciana Andrea Rognoni

1851

El Jardín de Infantes como lugar donde se empieza a hacer escuela; la carta como posibilidad de conocerse entre quienes habitan distintos Jardines de Infantes; la confección y la llegada de las cartas como construcción de momentos de ternura para nuestras infancias. Sobre estas ideas, docentes que forman parte de la Comisión de Nivel Inicial de Suteba Matanza dieron este año un renovado sentido a la celebración del Día de los Jardines.

Siete3siete: ¿Cómo surge este proyecto?

Yamila Piriz: Este año, nuestra compañera Dani Sposato participó de un encuentro en Brasil con docentes de toda Latinoamérica. Recorrieron diferentes pueblos, visitando escuelas y haciendo diferentes experiencias que nos iba compartiendo por wasap a todo el grupo de compañeras de la Comisión de Inicial del Sindicato. Al regreso nos propuso realizar una de las actividades que hizo en una escuela rural: enviarnos cartas entre los Jardines. Nos entusiasmó esta posibilidad de comunicarnos; nosotrxs como docentes conocemos muchos jardines porque hacemos suplencias en distintos lugares, pero las infancias que habitan los jardines, no. Nos pareció una buena idea retomar la esencia de la carta, de la palabra, de la escritura y así conocernos un poco más en comunidad.

Luciana Andrea Rognoni: La idea también era poder hacer una propuesta distinta, innovadora, en relación al Día de los Jardines, que revalorizara  lo que es el Nivel Inicial. Esto, para lxs que habitamos los Jardines, es muy importante. Y cuando empezamos a compartirlo con las compañeras que trabajan en las distintas instituciones, tuvo una buena llegada esta idea de que las infancias, los chicos y las chicas que habitan los Jardines, sepan que hay otros espacios que son distintos. Fue hermoso el momento de recibir y leer a lxs nenxs las cartas, donde otrxs nenes y nenas relataban cuáles eran los espacios que les gustaba de su jardín, qué era lo que les gustaba hacer allí, cómo era la infraestructura, si había o no parques… Solemos pensar que los Jardines son todos iguales, y la verdad es que no. Así que ver las caras de asombro cuando abríamos las cartas, y veían las imágenes, las fotos que nos compartían, fue muy emocionante.  Por ejemplo, el Jardín donde trabajo es muy chiquitito y nos llegó la carta del jardín 915, donde nos mostraba cómo era su parque, que tenía muchos más juegos. Fue bueno poder ver las diferencias y las similitudes.

Y. P.: Surgieron cosas muy interesantes. La consigna que se nos ocurrió para empezar a llevar a cabo todo esto fue preguntarle a nuestras infancias en los jardines, ¿por qué nos gusta habitar el jardín en el que estamos? Siempre como docentes, esperamos que nos digan “me gusta venir al jardín por tal cosa”, “la paso bien”,  “aprendo”, “juego”, pero también surgieron otras cuestiones y otras realidades sobre lo que no nos gusta del Jardín, y por qué no nos gusta. Hay jardines que tienen muchos problemas de infraestructura, que nosotrxs, como adultxs, reclamamos, hacemos notas, mandamos cartas o emails para que se arregle. Pero a veces no tenemos en cuenta la mirada de ellos y de ellas. A algunxs no les gusta estar en el jardín porque no hay luz, o porque les da miedo entrar al baño.  Más allá de la propuesta hermosa que hicimos, yo me llevé esto, la posibilidad de contar lo que no nos gusta y por qué no nos gusta. Estamos en un contexto, como ya sabemos, muy difícil y es importante tener estos momentos, estos espacios de ternura, que tenemos que seguir construyendo colectivamente. El nivel inicial siempre está como para salvar eso. Todas las que pertenecemos al nivel inicial, creemos que éste es uno de los niveles más importantes en el sistema educativo. Es donde se empieza a hacer escuela. Y hay que reivindicar esto con propuestas, con escuchas, con devoluciones. Porque no es tan fácil presentar propuestas a lxs compañerxs, porque más allá de estar en el mismo nivel, todxs pensamos diferente. Nos sucedió, por ejemplo, de que nos dijeran “pero no te parece que va a ser una sobrecarga para lxs docentes”… Cuando en realidad era para disfrutarlo. Así que lo planteamos con mucha amorosidad y paciencia, fue muy hablado, muy acompañado. Recibimos devoluciones hermosas que nos hicieron en los jardines del distrito.

¿por qué nos gusta habitar el jardín en el que estamos? Siempre como docentes, esperamos que nos digan “me gusta venir al jardín por tal cosa”, “la paso bien”,  “aprendo”, “juego”, pero también surgieron otras cuestiones y otras realidades sobre lo que no nos gusta del Jardín, y por qué no nos gusta

L. A. R.: En algunos lugares nos pedían una continuidad de poder seguir conociéndose. Lo estuvimos pensando y nos gustaría que siga esta cadena de cartas al viento. Para poder conocer algún aspecto distinto de los Jardines el día de la infancia, el día de lxs maestrxs, etc. Que sigan llegando las cartas al viento y seguir conociéndonos entre los Jardines.

Siete3siete: Cómo hicieron la convocatoria a los Jardines?

L. A. R.: Un compañero nos armó un videito donde contamos cómo era la idea de las cartas al viento. Pusimos un número de celular a donde nos llegaban todos los mensajes de las docentes y  directivxs. Lo que hicimos para que no pasara que algún jardín recibiera dos o tres cartas y otro nada fue hacer la entrega de manera aleatoria. Llegaba de sorpresa al jardín sin saber de qué jardín venía. Lo interesante era que contaran por qué les gustaba habitar su jardín. Podíamos también compartir algún color o algún aroma  que nos haga acordar a nuestro jardín. Por ejemplo, en el nuestro tenemos una santa rita arriba del tobogán donde a lxs nenes les encanta tirarse. Siempre está llena de flores. Entonces compartimos una florcita de la santa rita y lxs nenes contaron por qué les gustaba jugar ahí, que era un espacio que les daba alegría. Bueno, esas cosas era como que le daban más vida a esas cartas. Fueron todas muy diversas las cartas que llegaron, ninguna fue igual a ninguna. Y esto lo hizo muy rico.

Y. P.: Cada Jardín tenía la libertad de armar esa carta en el formato que quisiera. A nuestro Jardín nos llegó la carta del 918, y no tenía un formato de carta sino que era una caja que cuando abrías la tapa se caían los cuatro lados de esa caja y se levantaban dibujos, como en algunos libros. Era un plano de su jardín, y entonces en el sector de juego se levantaban los toboganes, en el salón de actos un montón de niños, estuvo genial.

L. A. R.: Las Cartas al Viento las acompañamos con una canción de Piojos y piojitos, que se llama justamente “Cartas al viento”. El día que fueron llegando las cartas, hicimos que lxs nenes en el jardín la escucharan, y la bailamos con las familias. Así que la propuesta fue como muy redonda.

Y. P.: También lo que nos pasó en mi jardín fue que nos dimos cuenta que nosotros estábamos habituados a las cartas -cuando era chica yo escribía cartas a mis amigas, al chico que me gustaba, o cosas así- pero ahora ellos no tenían esa experiencia y no entendían que era esto de que llegue “el cartero”. Entonces fue muy rico contar estas historias de cómo nos comunicábamos antes. De eso se trata también nuestro trabajo, de recuperar esas cosas que nos hacen bien. 

L. A. R.: Para ellxs el jardín es su espacio y quizás no tienen conciencia de que hay otros jardines y que allí se trabaja de la misma manera o no. De hecho, piensan que nosotros vivimos en el jardín. Con estas cartas, y ¿por qué no? en algún momento visitarnos,  es la posibilidad de hacerlos pensar y reflexionar sobre estas similitudes y diferencias. Como que abre puertas, abre mundos distintos.

. Todas las que pertenecemos al nivel inicial, creemos que éste es uno de los niveles más importantes en el sistema educativo. Es donde se empieza a hacer escuela. Y hay que reivindicar esto con propuestas, con escuchas, con devoluciones

Y. P.: A veces nos ponen en el lugar de que vivimos adentro de una burbuja y la realidad es que no. En toda propuesta que pensamos tratamos de generar esto de levantar la bandera de la ternura y defender, como defendemos, el nivel inicial. Que cuando salimos de ese espacio en el que elegimos estar, quede siempre esta sensación de querer volver. Desde ese lugar siempre pensamos las cosas con las compañeras de la Comisión de Inicial.

Siete3siete: Ustedes vienen hablando de la Comisión de Inicial, ¿cómo es que se forma?

L. A. R.: La Comisión de Inicial surgió a en nuestro SUTEBA partir del debate del diseño curricular del 2019 del Gobierno de Vidal, que estaba parado en un paradigma totalmente distinto al que veníamos trabajando,  que era el de la construcción desde el pensamiento crítico.

Y. P.: Eso nos movió mucho el piso. Con las compañeras que dieron inicio a esta Comisión, y que nos siguen acompañando, fuimos dando la lucha y generando propuestas, porque creemos que el hacer es siempre colectivo. Y bueno, nos está saliendo bien creemos. Tenemos devoluciones hermosas y eso nos da ganas de seguir.

Luciana Andrea Rognoni
Yamila Piriz

Yamila Piriz. Profesora de nivel inicial. Titular en el J.I. N°924 Villegas (Ciudad Evita) La Matanza. Miembro de la Comisión de Nivel Inicial de Suteba Matanza.

Luciana Andrea Rognoni. Estudié en el ISFD N° 45 de Haedo. Titular del J.I N° 928 de Villa Luzuriaga  y Delegada del mismo. Integrante  de la Comisión de Nivel Inicial de Suteba Matanza.