ALERTA ROJA

2984

Marcelo Diez es especialista en Biología y Medio Ambiente. Desde Siete3Siete conversamos con él sobre las extremas olas de calor, el cambio climático y las acciones posibles a realizar desde la Educación. Si a vos también te sube la temperatura, te recomendamos luchar contra el cambio climático.

– ¿Cómo ves hoy en día el cambio climático y cuáles son sus causas?

Hay evidencias de que el clima del planeta Tierra está cambiando. Si bien hubo otros períodos en los que también hubo temperaturas muy pero muy elevadas, en la actualidad, esos eventos son muy próximos y se dan en forma más frecuente. Muchxs científicxs adhieren a la idea de que esto es producto de la actividad humana. Después de la Revolución Industrial, se observa que estos eventos pueden ser consecuencia de nuestra actividad, que incluye diversos factores: la deforestación, la quema de combustibles fósiles, el mal uso de los suelos, la ganadería, etc.

La actividad de los seres humanos está alterando el clima del planeta con todo lo que hoy implica y con las consecuencias que va a traer. Esto no es una fantasía.

Si bien hoy en día está en la agenda mundial el cambio climático y hay una preocupación latente sobre estos tiempos, creo que no se toma con la seriedad que el asunto requiere. Aparecen en la agenda política y mundial otras cuestiones que hay que resolver de manera inmediata y esto, que es urgente, se va postergando. La actividad de los seres humanos está alterando el clima del planeta con todo lo que hoy implica y con las consecuencias que va a traer. Esto no es una fantasía. La gran mayoría de la comunidad científica abona la idea de que, en un futuro próximo, en solo decenas de años, la mayor parte de la población mundial no va a tener acceso al agua potable, un recurso que es fundamental para la vida.

Todo es producto del cambio climático y éste es producto de la contaminación humana, de la emisión de gases del efecto invernadero, el alto consumo, el poco cuidado del planeta y la superpoblación: somos más de 8 mil millones de habitantes y la capacidad de carga está al límite.

– ¿Cómo puede obrar la Educación para incidir positivamente y modificar esta realidad?

En este contexto, la Escuela debe cumplir un rol fundamental, que es el de la Educación Ambiental, que está contemplada en la legislación desde hace varios años y debe darse de manera transversal. Muchas veces se pasa de largo o no se toma en las Escuelas con la seriedad que debería tomarse. Si bien hay Escuelas verdes y diversos proyectos que se llevan a cabo, hay que empezar a pensar desde la conciencia ambiental.

la Escuela debe cumplir un rol fundamental, que es el de la Educación Ambiental, que está contemplada en la legislación desde hace varios años y debe darse de manera transversal.

Les niñes tienen incluso más conciencia que lxs adultxs y esto tiene que ver con la Educación. Pero reitero que no está como prioridad en ninguna agenda, ni en los medios de comunicación, ni la Educación, ni en la política. Los medios deberían bombardearnos con la precaución, la conciencia ambiental. Porque después estamos remediando o intentando solucionar problemas que podrían ser evitados.

En la Escuela, a nivel mundial, tanto en la Primaria como en la Secundaria, se trabaja en función de proyectos integrados. Suma, pero hay que trabajar otras cuestiones que también están involucradas, que tienen que ver con la generación de conciencia ambiental en lxs niñxs, y que la currícula esté orientada en ese sentido. Porque lo más importante no es el producto final, lo importante es que niñxs y adultxs, como ciudadanxs, empiecen a involucrarse y a vivir esta conciencia ambiental, que hace falta para los tiempos que vienen. Son tiempos que van a ser terriblemente duros. Formamos parte y somos artífices del ambiente en el que vivimos.

Empezar a trabajar por proyectos que involucren a Estudiantes es una manera concreta para avanzar y abordar diversos temas como las cuestiones edilicias, cómo evitar el gasto de energía, cómo utilizar los recursos que tenemos, cambiar los hábitos de alimentación. Todo eso influye en lo que hay que cambiar.

– En esta problemática global, ¿cómo está ubicada la Argentina?

La Argentina es uno de los países con más recursos hídricos. Estamos sobre el Acuífero Guaraní, que es uno de los más grandes de Sudamérica, que tiene una riqueza impresionante de agua potable. Además, tenemos Glaciares, lagos y otros recursos. Debemos ser conscientes de que solo algunos de esos hoy son nuestros, pero tampoco sabemos por cuánto tiempo. Hay muchos intereses en juego. Si fuésemos conscientes de la riqueza que tenemos en recursos naturales, la situación de nuestro país a nivel económico, con la producción de alimentos y el ingreso de divisas, no sería la que es. Hoy tenemos una riqueza muy grande, aunque no sabemos qué va a pasar con gran parte de esos recursos. En los últimos años muchos fueron regalados, vendidos, negociados.

Hoy tenemos una riqueza muy grande, aunque no sabemos qué va a pasar con gran parte de esos recursos. En los últimos años muchos fueron regalados, vendidos, negociados.

Y ahí surge otra cuestión que es importantísima y que hay que trabajar en la Escuela: debemos pensar y repensar estas cosas, conocer el valor del recurso y cómo hacer para elegir Gobiernos que nos presenten propuestas para protegerlos.

La ciudadanía no puede estar ajena. La Educación es fundamental para poder decidir.

Marcelo Diez es Profesor de Biología, Licenciado en la enseñanza de Biología y Medio Ambiente y Doctorado en Política y Gestión universitaria. Trabaja en Formación Docente, una Tecnicatura Superior en Gestión Ambiental y como Docente universitario.