UNA ESCUELA PARA ACCEDER AL ARTE

Reportaje a Jorge Pérez Director del Escuela de Educación Estética de Vicente López

2396

A comienzos de marzo, el Consejo General de Cultura y Educación aprobó, junto a una nueva propuesta curricular, el cambio de nombre de las Escuelas de Educación Estética que pasarán a llamarse Escuelas de Educación Artística. Pocos días antes, Siete3siete entrevistó a Jorge Pérez, director de la Escuela de Estética “María Elena Walsh” de Vicente López, para conocer desde adentro cómo es este tipo de institución educativa y cuál el proceso de discusión que se estaba llevando adelante.

Siete3siete: ¿Cómo es una Escuela de Educación Estética?

Jorge Pérez: La de Vicente López es la única Escuela de Estética de la Región 6ta, fue fundada en 2015. Las Escuelas de Estética son una posibilidad de acceder a la educación por el arte para niñeces y adolescencias. En el caso de la nuestra, tenemos primero, segundo y tercer ciclo, que abarca desde los 5 hasta los 11 años. Recientemente abrimos dos talleres para adolescentes de 12 a 14 años. En caso de que la Escuela continue creciendo se van a abrir talleres para chicxs de 15 a 16 años. Contamos con talleres de música, plástica, literatura y teatro, en ambos turnos, porque funciona a contraturno del jardín o de la primaria. No se viene solamente a una disciplina, sino que cursan por día dos o tres talleres. Se espera que conozcan distintos lenguajes para que luego puedan elegir aquel en el que se sientan más comodxs, que lo pueden desarrollar cuando egresan del tercer ciclo de la escuela. Trabajamos con la idea de articular los talleres; por ejemplo, en Literatura se trabaja con las palabras, hacen cuentos, poesías, pero también se escriben los guiones para que luego se haga la obra de teatro, o la letra de una música que traen del taller de música, donde entonces componen las canciones. O en Teatro se desarrolla una obra de títeres, que se elaboran en plástica. Siempre estamos articulando, es parte del proyecto institucional de la escuela. Y a fin de año hay una muestra donde tratamos de integrar todo; la idea es que el arte es un todo. Obviamente que hay quien se siente identificadx con una disciplina u otra, pero muchas veces las familias se sorprenden con una hija o un hijo que era muy tímidx y de golpe lx ven actuar y es unx crack; encuentran otro lenguaje, otro lugar donde expresarse. Lo mismo pasa en literatura, donde chicxs de preescolar, que en general no saben todavía leer y escribir, pero empiezan a jugar con letras, palabras, rimas, y si bien no enseñamos la lectoescritura, cuando empiezan primer grado las familias nos cuentan que les es más accesible ese tramo pedagógico porque ya estaban en contacto con ese mundo. La Escuela de Estética no tiene los contenidos de una escuela primaria, pero en muchos casos sirve para reforzar esos contenidos.

Hay días de muestras, donde ingresan las familias; está también la semana de las artes, donde lxs chicxs exponen, hacen alguna obra, alguna canción. Lo que tomamos como eje fuerte es que las familias ingresan a la escuela a compartir algo que lxs chicxs hacen

Siete3siete: ¿Cómo es una jornada?

J.P.:  El turno mañana es de 9 a 12 y el turno tarde de 13.30 a 16.30; son tres horas de talleres. Cuando llegan son recibidos por la preceptora y nos vamos reuniendo en el salón de actos o en el patio, hasta que ingresan todxs. En los talleres las profesoras van recibiendo a los grupos. Estos son pluriaños, multiedad; lxs chicxs no están solo con lxs de su edad, sino con algunxs de un año menos o un año más, entonces ahí van aprendiendo a entenderse, a compartir; eso va abriendo sus percepciones. Cada espacio de la escuela es un taller: por ejemplo, tenemos el taller de teatro con telón y luces, es decir, está armado y pensado para teatro; el de literatura tiene biblioteca, mesitas, almohadones, alfombras, que son posibilidades que la profe va usando según la actividad a desarrollar; en el de plástica tienen mesas amplias para trabajar, una mesa-paleta donde van los colores y todos los materiales a mano. Cuando es el cambio de taller, no es que la profesora cambia de curso, sino que cada grupo se desplaza de un espacio ambientado al otro. No tenemos timbre, pero en el horario estipulado salimos al baño, a lavarse las manos, a tomar agua y bajar al patio que compartimos con la Escuela Primaria N°15. Luego de ese recreo pasan al comedor a tomar un refrigerio, que es parte del Servicio Alimentario Escolar que llega por la Provincia de Buenos Aires, y luego vuelven a las aulas a comenzar el último tramo. Así es un día en nuestra escuela. Hay días de muestras, donde ingresan las familias; está también la semana de las artes, donde lxs chicxs exponen, hacen alguna obra, alguna canción. Lo que tomamos como eje fuerte es que las familias ingresan a la escuela a compartir algo que lxs chicxs hacen. A veces hay familiares que son músicxs o actorxs o cantantes y vienen a compartir algo con nosotrxs. Siempre estamos buscando esa posibilidad de que la escuela se abra a la comunidad. Y también hacer salidas educativas: el año pasado fuimos al Museo de Arte Contemporáneo, a Tecnópolis a conocer el espacio María Elena Walsh, fuimos a ver una obra de danza, vinieron obras de teatro acá. Finalmente, quiero mencionar el desempeño de las auxiliares. Gladis y Mariela se pusieron la camiseta de la escuela y estuvieron en los momentos más difíciles, como fue durante la pandemia. Son un sostén de la escuela.

Siete3siete: ¿Cómo se da la participación de la comunidad?

j. P.: Como en tantas instituciones públicas, es fundamental el trabajo de la Cooperadora. Cuando digo que para teatro tenemos un telón y luces, es porque la Cooperadora recaudó y compró los elementos, y luego vinieron las familias e instalaron todo con la profe de teatro. La sala de música fue acustizada porque un papá, que es baterista, donó algunos paneles que tenía, más otros que se compraron con la Cooperadora y en una jornada pegamos todos los paneles. Cada nenx ingresa con un cuaderno y un vasito, todos los materiales son de una compra común que se hace con la Cooperadora. Desde un inicio pensamos que era ridículo que si necesitamos arcilla vaya cada uno a comprar un paquete de crealina, cuando podemos ir a la fábrica y comprar 10 kilos, que es mejor material y mejor precio. El rol de la Cooperadora es central porque es un aporte para la igualdad; acá ingresan chicxs de escuelas públicas y privadas, de Vicente Lopez, de San Isidro, de CABA, es una escuela pública con todas las letras, donde no hay nadie que sea más que el otrx, venga de donde venga.

Como en tantas instituciones públicas, es fundamental el trabajo de la Cooperadora. Cuando digo que para teatro tenemos un telón y luces, es porque la Cooperadora recaudó y compró los elementos, y luego vinieron las familias e instalaron todo con la profe de teatro

Siete3siete: ¿Cómo es el proceso de modificación curricular que están transitando?

J.P.:  A lo largo de la Provincia, hay aproximadamente 70 Escuelas de Estética. En el año 2021 se dio un encuentro en Morón, donde muchas de las Escuelas de las zonas Norte y Oeste empezamos a discutir la currícula de estas escuelas. En esa ocasión fue una reunión de Directivos, pero luego nos invitaron a que participen lxs profes de los talleres. Fue un encuentro por zoom, donde las profes trabajaron con pares de su mismo lenguaje. Así se fue reelaborando la currícula que era de la década del 90 y había quedado en otro paradigma en relación a las artes. En estos encuentros convocados por la Dirección de Educación Artística provincial se puso en debate todo esto. Fue una linda experiencia, porque fuimos escuchadxs, vimos que mucho de nuestras palabras, de nuestras propuestas, se fue volcando en el borrador de documento que se presentó el año pasado en Mar del Plata, donde estuvimos con Claudia Bracci, la Subsecretaria de Educación de Provincia, y el Director de Educación Artística. Volvimos a trabajar el borrador en comisiones, y se le hicieron distintas correcciones poniendo mucho hincapié tanto en la idea del arte como una herramienta para enseñar y aprender, como también en el juego. Veíamos que había como una fractura en la experiencia de lxs nenxs de preescolar con lxs de primaria. Como que en preescolar hay una actividad lúdica de conocimiento, que cuando ingresan a la primaria se acaba; hay que formar fila, sentarse, organizarse de una manera totalmente distinta. En la Escuela de Estética, si bien a las familias que se acercan por primera vez les avisamos que no es un lugar de recreación, de juego solamente, nosotrxs nos proponemos desarrollar contenidos sin perder nunca el valor del juego en la formación de lxs niñxs. Como decía el pintor Joan Miró “Me llevó toda una vida aprender a pintar como un niño”. Tratamos de mantener esa esencia. No dejar de lado el juego, la creatividad y todo lo que es propio del arte; ni tampoco tomarlo como si fuera solamente juego y no hubiera contenidos. Estos encuentros sirvieron para conocer otras escuelas, de lugares y contextos diferentes, pero siempre teniendo en común el lenguaje del arte y el tender puentes. Entre otras cosas, quedó activada la posibilidad del “Arte-correo”, así que nos estamos mandando tarjetas postales que lxs chicxs elaboran y que compartimos.

Docentes de Escuela de Educación Estética de Vicente López: Paula Aquerman, Analía Vidal, María Rodríguez, Valeria Bisso, Leila Bustamante Lubenfeld y Agustina Liebehenz. Auxiliares Gladis Arevalo y Mariela Ledesma

Y en el marco de todo este proceso, el mismo nombre, Escuelas de Estética, fue algo cuestionado por todxs nosotrxs. Por un lado, porque “estética” es algo lejano para la comunidad; nos han llamado pensando que se hacían uñas, o que se daban clases de maquillaje o peinados… y ni siquiera se relacionaba con niñeces. Por otro lado, discutimos el concepto mismo de estética en el siglo XXI. Por ejemplo, en el renacimiento, había un canon que regía el arte; hoy en día la esfera del arte se multiplicó, se abrió, estalló. Hoy el arte está en todos lados y la estética atraviesa muchos lenguajes y muchas posibilidades diversas de expresión, con lo cual no hay “una” escuela de estética. Y bueno, estamos a la espera de una resolución que va a cambiar el nombre por Escuelas de Educación Artística.

nos proponemos desarrollar contenidos sin perder nunca el valor del juego en la formación de lxs niñxs. Como decía el pintor Joan Miró “Me llevó toda una vida aprender a pintar como un niño”

Siete3siete: ¿Cómo sintetizarías la relación entre el trabajo artístico y el trabajo docente?

J. P.: En lo personal, siempre me mantuve produciendo obra, busqué la posibilidad de exponer, o de estar en contacto con otrxs artistas. Me parece que la vida del docente va de la mano con la formación permanente, y en el caso de los que somos artistas, con producir, con exponer, con estar yendo a las muestras de otrxs colegas, recorriendo los museos. Es algo que trato de volcar en la Escuela de Estética que dirijo. Como decía Sábato, el arte salva a quien lo produce y a quien lo recibe. Creo que el arte sigue cumpliendo ese rol, sobre todo en estos tiempos de post-pandemia, de guerra, de tanta incertidumbre. El arte sigue siendo un refugio para el alma.

Jorge Pérez. Director de la EEE N1 de Vte López. Maestro Nacional de Dibujo, egresado del Polivalente de Arte de San Isidro. Profesor de Grabado y Licenciado en Artes Visuales egresado de la UNA. Secretario de DDHH de Suteba Vte López e integrante del Equipo intermedio de DDHH Suteba Provincia.