SIN SABER, CONSUMIMOS LO QUE NOS DAN

Reportaje a Marilena Eleicegui

379

¿Comemos o no comemos transgénicos? Este fue el punto de partida de una investigación que llevaron adelante alumnxs de la Escuela Secundaria Nº 1 de Salliqueló. Su Profesora de Biología, Marilena Eleicegui, recién iniciándose en el ejercicio de la docencia, habla de los desafíos que implicó una investigación cuya conclusión es que “no podemos saber qué consumimos”.

Siete3siete: ¿Cómo empieza esta experiencia?

Marilena Eleicegui:Me recibí en 2009 pero empecé a ejercer en el 2021. Es todo un desafío porque tengo que, otra vez, estudiar, planificar, y las condiciones son muy distintas a las prácticas que hice. Desde la Institución, me propusieron participar de la Feria de Ciencias. Yo no sabía nada de cómo era participar allí, tuve que revisar la reglamentación, la orientación y demás. Desde la materia, que es Biología genética en sexto año, les propuse a lxs chicxs que participáramos. Era un corto tiempo, y fue un desafío más.

Nos dimos cuenta de que era difícil saber qué estábamos consumiendo. Y podíamos extender esta incertidumbre a otros productos, como los aceites, los cereales y los alimentos que de ellos se desprenden, de los cuales tampoco estamos informadxs

Siete3siete: ¿Sobre qué se propusieron trabajar?

Marilena Eleicegui:Dentro del diseño curricular había tres temas que me parecía que podían interesar: células madre, clonación o transgénicos. Ellxs dijeron que estaban interesadxs en el último: qué es el transgénico, su producción y cómo identificarlo en lo que se consume. Cuando empezaron la investigación se preguntaron si comían o no transgénicos. Con esa intención comenzaron a ir las verdulerías de la localidad y los grandes mercados a hacer encuestas. Consultaban si sabían qué eran, si los vendían, si los proveedores daban información sobre eso. Llegamos a ciertos problemas, que son parte de la investigación, porque en general los transgénicos no están etiquetados. Si los consumimos de una verdulería no lo sabremos porque no hay una etiqueta que diga de dónde viene. Además, teníamos dificultades porque si bien decían que sabían qué era un transgénico, muchas veces se percibía que lo confundían con un híbrido. Un transgénico es un organismo genéticamente modificado. En general, se hace a través de bacterias. Es un proceso más complicado que hacer un injerto o cuando se polinizan distintas especies. Por eso la información no está totalmente clara.

Siete3siete: ¿Qué cuestiones relevaron a partir de esa encuesta?

Marilena Eleicegui:Nos dimos cuenta de que era difícil saber qué estábamos consumiendo. Y podíamos extender esta incertidumbre a otros productos, como los aceites, los cereales y los alimentos que de ellos se desprenden, de los cuales tampoco estamos informadxs. Es muy difícil ver todo este trasfondo. La realidad es que sí estamos consumiendo transgénicos. Investigamos, pero llegamos a que, en realidad, no hay forma de saber. Si bien tenemos una ley de protección al consumidor según la cual deberíamos saber lo que estamos consumiendo, porque tenemos derecho a eso, no existe el control para conocerlo. Pensamos que habría que poder seguir investigándolo desde otra perspectiva o teniendo acceso a otra información que permita llegar a una nueva conclusión, certera.

Siete3siete: Tocaron un tema más que interesante.

Marilena Eleicegui:La verdad es que es un tema muy importante, porque tiene que ver con nuestra alimentación, pero no hay suficiente conocimiento. Por eso creo que desde la Escuela está bueno que lxs chicxs conozcan esas cosas, que nos modifican nuestra vida a diario, más en la zona donde nosotrxs vivimos. También por supuesto sería interesante que se pueda abrir a la Comunidad, porque más allá de trabajarlo en el aula hay que informar a lxs demás. Hablamos todo el tiempo de una soja transgénica pero no sabemos cómo la están haciendo. Como comunidad no tenemos la información para ejercer nuestro derecho a decidir qué consumir y qué no; estamos consumiendo algo que no sabemos qué tiene.

creo que desde la Escuela está bueno que lxs chicxs conozcan esas cosas, que nos modifican nuestra vida a diario, más en la zona donde nosotrxs vivimos. También por supuesto sería interesante que se pueda abrir a la Comunidad, porque más allá de trabajarlo en el aula hay que informar a lxs demás

Siete3siete: Es un tema muy complejo, ¿no?

Marilena Eleicegui: Sí, por ejemplo, en el campo, para sembrar, sí o sí tenemos que comprar la semilla, porque no está permitido sembrar con las tuyas propias. Eso es un problema, porque estás obligado a comprar la semilla e informar cuál se está usando. Y no podés usar una propia, que sabés que en determinado medio te dio determinado resultado. Entonces se ponen en juego muchas cosas: lo económico, lo social, etc. Estamos limitados en muchas cosas y nuestra opinión tendría que poder valer para consumir o no algo. La realidad es que durante años estas cosas se fueron imponiendo y nosotrxs consumimos lo que nos dan, sin saber que consumimos transgénicos todo el tiempo.

Como parte del trabajo también fuimos a una huerta orgánica, que utiliza semillas no modificadas, sin pesticidas ni fertilizantes, con todo natural. Ahí vimos las opciones, la posibilidad de tener nuestras huertas, consumir cosas orgánicas.

Feria de ciencias

Siete3siete: Siendo tus inicios en la docencia, ¿qué te deja este proceso de trabajo?

Marilena Eleicegui:La experiencia de la Feria de Ciencias no fue solo la investigación y los resultados. A mí me permitió fortalecer la relación y los vínculos dentro del aula con lxs estudiantes, algo que hoy, en esta post pandemia, es muy importante. Fue una experiencia muy enriquecedora. Es mucho trabajo realmente, incluso fuera del aula, pero yo la volvería a hacer. Es una forma de aprender cosas que lxs chicxs no van a olvidan nunca. Es otra forma de enseñar, que les da entusiasmo. Mis alumnxs son poquitxs, pero el trabajo se va repartiendo entre todxs. La verdad que se aprende mucho y para ser la primera experiencia me gustó mucho. El año que viene, obviamente, me gustaría incluir a otros grupos, quizás más chicxs, para que desde el inicio puedan ir haciendo sus pasitos en investigación y desarrollar nuevas habilidades para avanzar.

Mi nombre es Marilena profesora de Biología, recibida en el Instituto de Formación Docente y Tecnica Nº48 de Coronel Suárez. Me recibí en 2009 y es mi primer año en la docencia. Doy clases en el nivel básico y superior en Salliqueló y Quenumá y en CENS con adultos.