MI EXISTIR ES RESISTIR

Perfiles disidentes: Grecia Villalba

530

«En un mundo de gusanos capitalistas, hay que tener coraje para ser mariposa»

Lohana Berkins

BUENA VIDA Y POCA VERGÜENZA 

Grecia Villalba es Profesora de Teatro de La Matanza, arrancó en la docencia en el 2007. Cuando se recibió, todavía no existía la Ley de Identidad de Género. Luego de una larga pelea, el diploma lo recibió con el nombre que ella eligió.

En su historia se cuentan también años trabajando en la Secretaría de Desarrollo Social de La Matanza, en el área de géneros y diversidad; lo que le dio el puntapié para estar continuando su trabajo en la Secretaría de Género y Diversidad de la Secretaría de Juventud del Municipio en el que creció y vive. Trabaja, lucha y defiende, a cada paso, los derechos de la comunidad LGBTTTIQ+, especialmente los de las personas trans.

«Cuando arranqué mi carrera, 2000 o 2001, hablar de género y diversidad no era algo que pasase todos los días. Todo era muy binario, todavía muchas veces lo sigue siendo. Mi lucha fue para que me reconozcan por mi identidad auto-percibida, más allá de lo que decía mi documento. Lo dejé siempre bien en claro y marqué un precedente… por eso que me den el diploma con el nombre de Grecia fue muy emocionante».

PARA DAR LUZ, HAY QUE PRENDERSE FUEGO

Así arrancó su historia, con fuerza y con lucha. Aunque sigue siendo a veces difícil, Grecia, enorme y entera, todavía habla que exponer su identidad es como «ir contra la corriente». Esa corriente que incluye la sociedad, la cultura, las palabras y las acciones de muchxs compañerxs. 

«Al principio era yo sola, si hubiéramos sido más personas trans estudiando, otra era la historia. Pero era yo sola contra todo un sistema educativo, fue lo que me tocó a mí. Cuando empecé a tomar horas, fui y me afilié al SUTEBA. Pedí ayuda y comenzamos un recurso de amparo por mi identidad de género. Pero, como siempre, la burocracia es lenta… con tantas idas y vueltas, cuando se estaba por aprobar, aparece la bendita ley y logro tener el cambio de identidad en el 2012. Fue el mayor logro y la felicidad más grande, pero había que seguir».

el aula para mí siempre fue el amor… poder encontrarme con mis alumnes y trabajar con ellxs desde la empatía y el reconocimiento; compartiendo y aprendiendo juntes con cada historia de vida. Pero fuera del salón, vos tenés compañerxs que todavía son conservadorxs, con su idiosincrasia y su machismo

Seguir, para Grecia, implicó entre tantas cosas cambiar sus títulos para que tengan su nuevo nombre, re-hacer un montón de documentos en los que no se veía reflejada su verdadera identidad. 

«Me dí cuenta que era la primera persona trans que se acercaba a todas estas instituciones para hacer esas modificaciones. Obviamente me tuve que exponer, tuve que marcar un antecedente: por eso soy la primera docente trans del distrito de La Matanza».

EL IMPULSO PARA CAMBIAR EL MUNDO

«Hay una cuestión subjetiva que sigue presente, más allá de la alegría de la ley. Y lo subjetivo es la mirada de la sociedad en sí, los prejuicios que todxs tenemos. Yo también los tuve que trabajar, fue un proceso muy interno y personal. Iba a trabajar de lo que me gustaba, que tanto me había costado, y el aula para mí siempre fue el amor… poder encontrarme con mis alumnes y trabajar con ellxs desde la empatía y el reconocimiento; compartiendo y aprendiendo juntes con cada historia de vida. Pero fuera del salón, vos tenés compañerxs que todavía son conservadorxs, con su idiosincrasia y su machismo… hablo de compañeros y también de compañeras, que no aceptaban o no aceptan mi identidad».

Aunque dolió y duele, nada de eso le importó ni la detuvo. Siguió nadando contra la corriente, con sus proyectos de Educación Sexual Integral. Su mejor lucha, su mejor ejemplo: defender sus derechos, llevarlos a la práctica, donde realmente tienen que florecer (y florecen)… en el espacio educativo. 

«Es en el aula donde generamos las herramientas que nos empoderan a todes por igual. Por eso también creo que hay revisar la Ley de ESI, que es del 2006, y que sigue siendo una ley binaria y biologista. Tenemos que trabajarla desde un contexto más social, diverso y subjetivo. El verdadero acompañamiento que necesitamos, que necesitan lxs chicxs, trasciende el contenido: respetar sus identidades, sus miradas, las diversidades… Porque iguales no somos, aunque debemos ser iguales en derechos. El derecho a la felicidad es de todes».

Es en el aula donde generamos las herramientas que nos empoderan a todes por igual. Por eso también creo que hay revisar la Ley de ESI, que es del 2006, y que sigue siendo una ley binaria y biologista. Tenemos que trabajarla desde un contexto más social, diverso y subjetivo

Como dice Grecia, el papel de la escuela es muy importante porque si no hay una comprensión y un acompañamiento en tu propia familia, si tampoco lo recibís en el aula eso duele el doble o el triple. Y eso es algo que no debería suceder. Formar y sensibilizar a cada profe, trabajar en todos los establecimientos con perspectiva de género: ese es camino para no dejar a nadie más afuera.

QUE OTROS SEAN LO NORMAL

«Las mujeres trans estamos ‘incluidas’ en el feminismo a partir de la Ley de Identidad. Antes de la ley no teníamos acceso ni a participar de los ENM. Nuestro derecho no estaba reconocido. El feminismo se transforma en algo más diverso, más fuerte e inclusivo si las personas trans tenemos participaciones. Y justamente el feminismo tiene que ver con eso, con la igualdad de géneros, sin caer en una mirada binaria».

La militancia sirve y tiene que ayudarnos a transformar esas realidades históricas que han atravesado nuestros géneros. 

NO ESTAMOS TODXS

Este 3 de junio volvimos a gritar NI UNA MENOS, en un día más de lucha. 

«Y para luchar realmente contra esto, todx compañerx trans tiene que tener acceso al trabajo registrado. La formación y el desarrollo deben ser para todes. Cuando pienso en una reparación histórica, siempre pienso en que sea posible aquello que no lo fue. Hay que dejarle un camino mucho más amable a todas las generaciones de personas trans que vienen».

¡Furia siempre!