CON LA WIPHALA EN LA PIEL

Entrevista con Cristina Paonesa, Marcela Ruiz y Paola Méndez

1316

“Art 3. La Municipalidad de Morón dispone (…) que todas las instituciones educativas incorporen dentro de sus banderas de Ceremonias a la bandera de los Pueblos Originarios denominada “WIPHALA” como parte de los símbolos de nuestra Nación (…)

En agosto pasado, el Concejo Deliberante de Morón aprobaba un Proyecto de Ordenanza que fue fruto de la investigación, el compromiso y el trabajo de resistencia llevado adelante por el equipo docente y la comunidad de la Escuela Primaria N° 12 del Distrito. 737 conversó con Cristina Paonesa, Directora; Marcela Ruiz, Maestra y Paola Méndez, prof. de música.

737: ¿Cómo surge el proyecto de presentar una propuesta de Ordenanza?

Cristina: Veníamos de una gestión de gobierno en que se podían hacer muchas cosas. Por ejemplo ir a la plaza de nuestro distrito a realizar un acto escolar. Idea que en principio parecía loca, pero lo hicimos y lo fuimos repitiendo. Empezó con el Éxodo jujeño, quisimos representarlo saliendo de la escuela, que está a siete cuadras de la plaza, todos metidos en personaje, caminando con las familias. La gente se paraba y veía a esos locos con guardapolvo, algunos vestidos como los norteños, y llevando nuestra querida wiphala. Los chicos también tuvieron la posibilidad de participar de un encuentro en el Concejo Deliberante, donde se acercan Concejales y explican cómo se cocinan las leyes.

Marcela: Nos movilizó mucho un trabajo previo que hicimos, una capacitación en ciencias sociales, fuera del horario escolar, donde nos replanteamos lo que era soberanía y colonialismo. Eso fue el puntapié inicial para que la wiphala entre a la 12. A nosotros como adultos todo esto nos movilizó mucho, y nos motivó para que llegue a nuestros chicos. Es un camino largo, porque nos seguimos capacitando, buscando información, estudiando.

Nos movilizó mucho un trabajo previo que hicimos, una capacitación en ciencias sociales donde nos replanteamos lo que era soberanía y colonialismo. (…) A nosotrxs como adultos todo esto nos movilizó mucho, y nos motivó para que llegue a nuestros chicos.

737: ¿Cómo fue el proceso de trabajo para llegar a la Ordenanza?

Cristina: Ya veníamos con un trabajo de investigación, buscando material para aprender sobre la vida de nuestros pueblos originarios, y la wiphala daba vueltas por la escuela. Se decidió, con un grupo de 4to, presentar dos proyectos: uno vinculado al cuidado del medio ambiente -los chicos manifestaron la necesidad de que en la vereda de la escuela haya un cesto para que siempre esté limpia la entrada- y el otro, este proyecto de la wiphala. El primero que salió fue el del cesto hermoso que aún tenemos; el de la wiphala quedó guardado. Terminó un gobierno de orientación popular y vino otro gobierno que no tenía intención ni siquiera de poner a discusión el proyecto. Así y todo nosotros seguimos con nuestra idea. Tuvimos varios inconvenientes, por ejemplo que no nos permitan el uso de la bandera en los actos, porque no era protocolar. Respondimos, obviamente, porque estamos en el marco de la norma y uno la cumple. Pero nunca la guardamos. La wiphala no estaba en la línea protocolar con la bandera nacional y bonaerense, pero estaba en otro lugar, siempre flameó en la escuela. Los alumnos son elegidos democráticamente por cada grado para acompañar la bandera. Y para la comunidad es un acontecimiento ver esa bandera que entra en cada acto, y que sus hijos estén ahí a ellos los emociona.

Marcela: Los cuatro años con la gestión de gobierno anterior, los sufrimos y padecimos, pero sabíamos que ese proyecto estaba ahí guardado en un cajón. Creo que cuando se ganaron las alecciones gritamos de felicidad porque lo primero que dijimos fue ¡este proyecto va a salir! Y este año si bien es duro el contexto que estamos transitando, fue una alegría haber ganado esto. Y es el inicio.

737: ¿Y en relación al equipo docente?

Paola: En la escuela con esta forma de trabajo articulada, por ejemplo entramos en el proyecto todos los profes de artística. En mi caso, encantada con el tema porque desde la música es fácil llevar a los niños a recorrer las distintas culturas a través del arte, nos abre muchas puertas. Con este tema de sociales lo profundizamos. Las canciones, la música, el conocer los instrumentos, nos permite re significar la cultura de cada uno de los pueblos aborígenes. Nos permite ponernos en el lugar del otro, vivenciar esa palabra que está muy presente últimamente: empatía. Pero desde el conocimiento. Se trata que los chicos conozcan por qué tenemos que valorar todas las culturas, la música que nos traen, las historias, las leyendas. Conocer por qué la Pachamama, por qué los colores de la bandera. Desde las artes plásticas, desde el teatro y desde la música, a través de las canciones en mi caso, viajamos por las distintas culturas.

Es un trabajo de todos los días, no es que la wiphala es para trabajarla en una fecha especial. Es todo el año, en todas las prácticas. (…) Está en el diseño curricular, y atraviesa todas las áreas. Por eso hay que apropiarse de ese diseño, investigar, no quedarse con lo que está por arriba, es una inquietud de cada uno.

Cristina: Junto con este proyecto salió oficializar el 21 de junio como el año nuevo de los pueblos originarios, que nosotras ya veníamos haciendo. A partir de esto nos contactamos con un grupo que no hablan de la wiphala como bandera, sino de símbolo, de emblema. Que no representa a ningún estado, por eso no se iza como una bandera. Y nuestro proyecto habla de que en todas las escuelas y edificios públicos se pueda izar. O sea, que ahí estamos interpelados. Vamos a ver como sigue.

Paola: Todo se puede ir acomodando, obviamente desde el conocimiento y el respeto. Ellos entran con la wiphala, no la izan. Cada uno tiene su bandera de la nación y todos con la wiphala; es decir, esta bandera es internacional en el buen sentido e intercultural. Hablando de lo que significa este emblema estamos trabajando con lxs niñxs el respeto, la diversidad cultural y de género, los valores. Eso es lo que engloba cualquier proyecto que hagamos.

Marcela: Además es apasionante ver frente a cada trabajo de cada compañero en cada área, lo que dicen las familias. Ahora en el zoom dicen “la verdad estamos aprendiendo junto a nuestros hijos”. Este trabajo que en la escuela 12 hacemos hace tiempo, no solo es con los niños, sino con la comunidad total. Y, por supuesto lleva un proceso. Lo primero es conocer el tema, dominarlo, buscar, investigar. Y en el aula insertar de a poquito eso; los chicos son muy buenos multiplicadores hacia sus familias. También en las clases abiertas que tenemos. Se trata de relacionar permanentemente todo lo que está en el diseño curricular, hermoso, con nuestras prácticas diarias. Es un trabajo de todos los días, no es que la wiphala es para trabajarla en una fecha especial. Es todo el año, en todas las prácticas. Yo lo tomo de esta manera. Está en el diseño curricular, y atraviesa todas las áreas. Por eso hay que apropiarse de ese diseño, investigar, no quedarse con lo que está por arriba, es una inquietud de cada uno.

esta bandera es internacional en el buen sentido e intercultural. Hablando de lo que significa este emblema estamos trabajando con lxs niñxs el respeto, la diversidad cultural y de género, los valores. Eso es lo que engloba cualquier proyecto que hagamos.

737: ¿Se presentaron discusiones, resistencias?

Cristina: Por supuesto el tránsito no es fácil. Hubo algunas resistencias de docentes nuevos, de algún suplente. Por ejemplo, justo el día  que estábamos haciendo el homenaje a la Pachamama, ingresó una suplente. Cuando le comenté cómo estaba organizada la actividad ese día, me dijo que no iba a participar porque no estaba de acuerdo con ningún ritual. Me senté con ella y le expliqué que no era un ritual, y que esto era la conclusión de un trabajo que habíamos hecho. Bueno, esto no sale por obligación, esto es una convicción, es ideológico. Ella pudo observar y creo que si hay otro homenaje a la Pachamama lo va a hacer, porque pudo ver a cada uno de los pibes y pibas de 1ro a 6to, cantando, pintando. Maravilloso lo que pasó. Es como que la tenemos en la piel a la wiphala. Los que se van integrando tienen que pasar el proceso que hicimos nosotras. Puede ser que alguna que otra familia, no se opone pero mira. Y cuando ven que los pibes y pibas se pelean porque quieren ir acompañando a la wiphala en el acto, le dan la importancia.

Paola: Saben que es tan importante portar la wiphala como la bandera nacional. Obviamente saben la diferencia, y ninguna bandera reemplaza a otra. Por supuesto, no es que no se le da importancia a la bandera.

Cristina: Esto se instaló y sé que va a seguir sucediendo. Creo que nadie tenía en la cabeza “esto va a ser así”. Cada uno se sumó desde su lugar. Yo abriendo las puertas, para que cada compañero, con creatividad y con esa bandera en la piel, pudiera desarrollar lo que fuera necesario para que ese proyecto sea compartido, sea de todos. Lo digo con orgullo porque es difícil, en todos los ámbitos y en la escuela también, la actividad colectiva. Me parece que la escuela pública, aún con un montón de cosas para modificar, tiene esto de lo colectivo. Cada escuela tiene una historia, y esa historia hay que sostenerla y transmitirla, como la historia de los pueblos originarios.